Miércoles 16 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Donaldo Ortiz Latorre
Patrocinado por:
Lunes 17 de Junio de 2013 - 12:01 AM

E. Swendenborg y la realidad

Autor: Donaldo Ortiz Latorre

Borges, le dedica dos charlas a Emanuel Swedenborg, que según Wikipedia dedicó esencialmente su vida a investigaciones científicas y publicó un gran número de libros sobre matemáticas, geología, química, física, mineralogía, astronomía, anatomía, biología y psiquiatría, además de inventor del submarino.

Swedenborg, nació en Estocolmo y murió en Londres casi a los cien años. Dejó cincuenta volúmenes, casi todos dedicados a la ciencia. Fue como un Leonardo da Vinci. A los 56 años se tornó místico por una revelación (si lo tomamos en serio). Dicen que se le apareció Jesucristo, le encomendó renovar la iglesia y como dice Borges: “Todo esto parece absurdo, pero tenemos la obra de Swedenborg. Y esa obra es muy vasta, escrita en un estilo muy tranquilo…”. Para renovar la iglesia, se dedicó dos años a estudiar hebreo, porque quería leer los textos originales.

Su visión particular del otro mundo (si lo hay), lo basó en el libre albedrío que cesa en el momento de la muerte para la visión de la iglesia católica. “En cambio, en la obra de Swedenborg nada de eso ocurre”. El libre albedrío se mantiene, permanece, en la nueva teoría de éste virtuoso. Pero ese mundo que él creo, esa visión del más allá, del infierno es lo que nos llama la atención porque uno termina en el cielo o en el infierno dependiendo de sus gustos y sus amigos.

En ese infierno de Swedenborg, nos llama la atención que los seres que lo habitan están felices, viven felices a “su modo” y no en eterno tormento como lo ha descrito el infierno católico. “Es un mundo de baja política”, agrega Borges. Ese es el ejercicio de la política, la traición y la conspiración. Eso es el infierno. Ese infierno no está al otro lado, está aquí en la política, lo vemos y lo apreciamos todos los días, donde la mentira y el engaño se imponen. La política es el arte del engaño. Ese infierno está aquí.

En cambio el cielo para Swedenborg, es de los inteligentes: “Despojaos de santidad y cubríos de inteligencia”, dice.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (9 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones