Publicidad
Vie Nov 24 2017
20ºC
Actualizado 06:06 pm
Lunes 03 de Julio de 2017 - 12:01 AM

Cultura

Columnista: Donaldo Ortiz Latorre

Todo es cultura, o casi todo. Cuando el equipo de Arabia Saudita se burló en Australia del minuto de silencio en memoria de las víctimas de los atentados de Londres, que vimos en la televisión, se defendió diciendo que “no pertenece a su cultura”.

Cultura es una palabra polisignificativa; es “una palabra noble”, “un concepto sublime”. Tal vez por eso Joseph Goebbels no quería escucharla (siendo un hombre erudito como muchos alemanes de la SS y de la Gestapo). “Cuando oigo la palabra cultura, cojo mi revólver”, decía.

Y todo el mundo habla y se llena la boca de las palabras cultura o pueblo, mas nadie se los toma enserio. Se habla de cultura de un pueblo y se habla también de cultura ciudadana. Pero ella es otra olvidada por esa cultura del “más avispado” y la cultura del “atajo”, tan de moda y tan común en todos los estratos. Tenía razón el Padrino cuando decía que a medida que ascendía socialmente, más podredumbre hallaba. Tanto por la cultura patriarcal como por el reconocimiento social que se le hace a la ostentación.

En Bucaramanga, y esperamos que el Alcalde escuche, hace falta implementar un programa de cultura ciudadana que permita recuperar el respeto por los demás, por el peatón, por el espacio público, para dejar atrás esa otra cultura del “más rápido”, del que no respeta las señales de tránsito y sigue la “vía fácil” y sin esfuerzo, esa cultura del que no respeta a los demás.

El Alcalde, desde su posición, debe implementar una cultura del buen gobierno y de las buenas prácticas. También deberían todos los funcionarios andar con el distintivo en sus camisas de “Lógica, Ética y Estética”, mostrando que están construyendo ciudad. Andar convencidos y comprometidos con el cambio mental que necesita la ciudad en lo ambiental, económico y, de nuevo, en lo cultural.

La cultura de lo bueno no es una idea metafísica, sino algo elemental en una ciudad funcional. No nos olvidemos que tenemos que luchar por una sociedad y una ciudad en la que no nos veamos constantemente sorprendidos, como ahora, con la noticia de que el fiscal anticorrupción será procesado por corrupción, precisamente por haber alimentado esa cultura del dinero fácil.

Autor:
Donaldo Ortiz Latorre
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad