Publicidad
Mié Ago 23 2017
20ºC
Actualizado 05:40 am
Lunes 21 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

La fiesta real

Columnista: Donaldo Ortiz Latorre

Deberíamos asomarnos a lo auténtico y eso lo logramos reconociendo los caminos de lo popular, viajando por los caminos del pueblo o de los pueblos. Así, de esta manera, vamos renovando el espíritu y nuestros conceptos sobre la vida a veces tan irreal que vivimos diariamente. Asomarse a las expresiones populares hace que el artista se revitalice, y artistas, todos lo somos de alguna manera. Nos revitalizamos como el que hace ejercicio todos los días, nos reconfortamos con la vida que nos ha tocado vivir y nos conciliamos con el mundo. La fiesta que se realizó desde 18 hasta el 20 de noviembre es el II Festival de Expresiones Urbanas y Rurales en Bucaramanga, donde hubo de todo, desde los diversos sectores rurales y urbanos, estableciéndose un diálogo entre campo y ciudad, buscando sociedades bien alimentadas, sanas y brillantes. Bienestar inteligente. Talleres sobre minería, expresiones artísticas como danzas, teatro, artesanías, fotografía y música desde las comunidades. Hábitat sostenible en donde se compartieron saberes y experiencias de las distintas comunidades, construcción de tierra, manejos de energías alternativas, agricultura urbana, etc. Patrimonio ambiental y cultural en donde todas las comunidades presentes de todos los rincones del país, de todos los colores que tenemos como Nación, hablaron de las iniciativas de las diferentes comunidades interesadas en preservar el territorio y su identidad cultural. Se abordó la crisis climática, la defensa del agua como elemento cohesionador, la conservación de semillas y el trueque de las mismas, miles de semillas de diferentes climas y zonas de Colombia. Auténticas semillas que germinan perpetuamente.

Divulgación de las diferentes partes de la producción agroecológica, culinaria tradicional, mercado de productos naturales, preparaciones de alimentos milenarios, fórmulas recuperadas para las nuevas generaciones y así que no se olviden del sabor de la tierra y del cielo.

Vimos semillas que pensábamos estaban extinguidas, vimos rostros que también pensábamos estaban perdidos en la historia o que eran historia.

Defensa del patrimonio materia e inmaterial, como fórmulas para preparar alimentos, bebidas que la coca-cola no ha podido desplazar, arepas de maíz y de trigo. Defensa de lo auténtico porque auténticas tienen que ser nuestras vidas y nuestra alimentación. Auténticos tienen que ser nuestros hijos y para que lo sean, tienen que asumir que esto existe y está a nuestro lado, cerca de cada uno.

Este es el II festival y debe apoyarse desde el gobierno departamental y municipal, desde las universidades, academias, buscando recuperar para el bien de Colombia y del mundo entero, la integración social y alimentaria.

Autor:
Donaldo Ortiz Latorre
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (12 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad