Publicidad
Publicidad
Lun 2 de Mar de 2015
24ºC
Actualizado 03:27 pm
Miércoles 26 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

Los cementerios lugares históricos

Aún recordamos las exequias que se realizaban en la ciudad en los años 50. La urbe era muy pequeña y el tránsito de automotores ínfimo. Por esa razón el cortejo fúnebre recorría las calles para conducir el féretro hasta al cementerio Central. Generalmente iban tres sacerdotes que en cada esquina paraban para dar lectura a los Réquiem. Detrás una carrosa del Funeral Barato acompañaba el séquito. El cochero estaba ataviado de cubilete, sacoleva negro, pantalones blancos y botas altas. El carro era una verdadera urna de cristal que permitía ver el ataúd. La velación se efectuaba en la sala de las residencias con profundo respeto. Los hombres usaban corbata negra y las mujeres riguroso luto.

Con los años la ciudad creció y se cambiaron las costumbres. El entierro se realizaba sin detenerse hasta llegar al cementerio. En los años 80 el alcalde de la época trajo el primer horno crematorio y todo cambió desde entonces. Jardines La Colina fue el primer parque cementerio que hoy día es ejemplo de belleza. Sus jardines impecables invitan a la meditación y a recordar a los seres queridos que allí descansan para siempre. Acaban de inaugurar modernas salas de velación lo que hace que la ciudad siga dando jalonazos de progreso gracias al sector privado.

Nadie defendió el cementerio que dio paso a la carrera novena. Se fue parte de nuestra historia local. Otros pueblos si conservan estos lugares como Mompox. Bucaramanga tenía un hermoso cementerio que poco a poco se ha ido acabando con la construcción de pabellones de tumbas. Los monumentos han desaparecido y solo nos queda el recuerdo de algunas fotografías que se conservan como testimonio de una época.

Mario Gómez Díaz acaba de publicar una revista en la que hace un recuento de los cementerios que existen en Santander. La modernidad ha hecho que Bucaramanga tenga ahora varios parques cementerios con gran lujo y comodidad. Afortunadamente las salas de velación van saliendo a los parques y así dan paso a una mejor higiene.

Autor:
Edmundo Gavassa Villamizar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.

Popular content

Publicidad
Publicidad
Publicidad