Publicidad
Mar Nov 21 2017
19ºC
Actualizado 09:48 pm
Martes 22 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

La Bucaramanga de ayer

Columnista: Edmundo Gavassa Villamizar

Repasando nuestra ya lejana historia, encontramos que nuestra ciudad tenía a finales del Siglo XIX , en su casco urbano, 1956 casas de habitación construidas con teja de barro, comenzando a desechar los techos pajizos. Fue una etapa notable de progreso y crecimiento si se tiene en cuenta el índice de población que apenas alcanzaba a los 25.000 habitantes. Encontramos 14 edificaciones de dos pisos y 49 en construcción. Cuatro templos, la casa consistorial, dos hospitales, un asilo, dos carnicerías, dos cementerios, una casa de mercado, un Coliseo y dos parques.

De lo anterior, conservamos con orgullo pero que está abandonado, el edificio de la plaza de mercado San Mateo. Parece increíble que no haya habido una administración que se preocupe por conservar este monumento de tanto significado para nuestra urbe. Por fortuna se encuentra remodelado el Coliseo Peralta de grata recordación en nuestra niñez. El cementerio anuncia en la prensa una loable modernización. Sin embargo, el masónico desapareció y se perdió parte de nuestra historia comarcana. En nota coloquial Victoria Garnica nos preguntaba por la tumba de su padre, el famoso “tabaco” en donde reposan las cenizas de su padre, Luis Emilio. Monumentos abandonados que tienen dueño, porque son privados y con escritura pública. Solamente el Municipio podrá expropiarlos por la falta de pago de impuestos.

Gracias a la iniciativa privada contamos con excelente servicio de acueducto, energía eléctrica, teléfono y el desaparecido telégrafo. El acueducto lo adquirió el gobierno, la Hidroeléctrica del Río Lebrija la vendieron. Se conserva el parque García Rovira y el Centenario. Doloroso la destrucción del escudo de la estatua del prócer. No tenemos sentido de pertenencia y los vándalos hacen de las suyas sin que haya autoridad que los castigue.

En educación y salud el adelanto es óptimo. Tenemos más de 6 universidades y clínicas de gran notoriedad a nivel nacional e internacional.

Autor:
Edmundo Gavassa Villamizar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad