Publicidad
Vie Oct 20 2017
21ºC
Actualizado 09:55 pm
Martes 01 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Derecho de réplica

Columnista: Edmundo Gavassa Villamizar

Nuestro apreciado amigo y cuasi pariente Franz Mutis Caballero, nos ha hecho llegar la siguiente comunicación que reproducimos con mucho agrado porque aclara alguna conseja que circula en la ciudad. Somos defensores de los bosques maderables, del agua potable, del aire puro y por consiguiente amamos la naturaleza.


"Con relación a su última columna publicada en Vanguardia Liberal el 25 de octubre del año en curso, quiero en nombre del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga expresar mi gran satisfacción por la labor educativa que adelantan varias empresas y entidades de la ciudad, entre ellas Comfenalco, tal como usted lo reseña, que se han unido a nuestras campañas que buscan inculcar entre la ciudadanía la cultura del cuidado, ahorro y defensa del agua.


Desde el 29 de abril de 1916, fecha de la fundación de nuestra empresa, hemos puesto especial atención a los bosques, base fundamental para la preservación del preciado liquido. Es así como a la fecha se han destinado incalculables recursos para el mantenimiento, compra y salvaguardia de las zonas boscosas del páramo, desde donde fluye el agua que consumimos más de un millón de usuarios de Bucaramanga, Floridablanca y Girón. Son cerca de 12.300 hectáreas de bosques adquiridas durante los 95 años de vida del Amb, que esperamos incrementar a futuro para continuar con los programas de protección y conservación de nuestros recursos naturales (agua, bosques y suelos).


El Acueducto Metropolitano de Bucaramanga-amb S.A. ESP.- centra sus estrategias en el servicio público domiciliario de agua potable, como un factor generador de bienestar y desarrollo social. Por eso, hoy queremos agradecer a todos nuestros suscriptores su confianza y apoyos continuos, que nos animan para continuar juntos en el crecimiento de una empresa que permita alcanzar una mejor calidad de vida para todos. Con aprecio, Franz Mutis Caballero, Gerente amb".


En nuestro discurrir empresarial tuvimos la oportunidad de haber pertenecido a la Junta Directiva del Acueducto lo que nos permitió resolver sus dificultades financieras y el conflicto de intereses, así como integrar en un conjunto a sus empleados que con bizarría pensaron en el futuro de la empresa. Todo se manejaba como un establecimiento privado muy diferente al sector público que en muchos casos carece de doliente; pesar que causa el recuerdo de algún bien perdido.

Autor:
Edmundo Gavassa Villamizar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad