Publicidad
Mar Ago 22 2017
23ºC
Actualizado 08:56 am
Martes 10 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Al oído del señor alcalde (II)

Columnista: Edmundo Gavassa Villamizar

Vanguardia Liberal y Gente no hacen otra cosa que denunciar los múltiples problemas que sufre la ciudad. Sin embargo, al parecer los mandos medios de la Alcaldía no leen los periódicos y hacen la vista gorda. El comunicador social Euclides Ardila Rueda, coordinador de la Página Bucaramanga de este diario, siempre dedica páginas completas con importantes ilustraciones sobre las cosas que afean y desacreditan nuestra amada urbe. Recientemente apareció una página con fotos en las que muestran pordioseros por toda la ciudad. ¿Qué hace el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar? ¿Dónde están los asilos que reciben auxilios oficiales para su funcionamiento?

Impresiona ver en las aceras a personas y en especial niños durmiendo a la intemperie, arropados con cartón y la autoridad de policía pasa con tono displicente, sin inquietarse. Hace algunos años esas personas eran trasladadas a los asilos, se les aseaba, los médicos las atendían y les regalaban la droga. Participamos muy de cerca en esos programas y hoy se han eliminado para desventura de nuestra gente mendigante.

Hay calles en la ciudad que ya prácticamente son intransitables. Tampoco le interesa a nadie dar soluciones. Pavimento recién echado ya no sirve y nadie exige la responsabilidad a los constructores. La gente sigue botando la basura en sitios prohibidos. Los parques están descuidados y tampoco a nadie le interesa el tema. Las denuncias son en todos los aspectos. Se deduce que las autoridades bumanguesas no leen la prensa.

En otras épocas los funcionarios atendían las quejas y las solucionaban casi de inmediato. Ahora las anomalías se repiten una y otra vez sin que nada ocurra. A media noche demuelen edificaciones que representan la memoria arquitectónica de la ciudad y no hay sanción alguna. ¿Quién ha dicho que se puede realizar reparaciones locativas y trasteos de madrugada? Según la ley no puede transitar carro de mudanzas a esas horas. En nuestro medio estamos acostumbrados a que los vecinos hacen lo que se les da la gana y no pasa nada. Las alarmas despiertan al barrio y nadie se queja. Se pone música estridente y todo está bien. Las autoridades permiten la instalación de ventas de comida en las calles y nadie se inmuta.

Autor:
Edmundo Gavassa Villamizar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad