Publicidad
Vie Sep 22 2017
23ºC
Actualizado 05:50 pm
Martes 24 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Salvemos a Metrolínea

Columnista: Edmundo Gavassa Villamizar

Una inversión de más de un billón y medio de pesos no puede quedarse en la mitad del camino.  Todos debemos apoyar ese proyecto, idea del gobierno anterior.  Por fortuna, Bucaramanga fue incluida entre las ciudades que se beneficiarían de este sistema de transporte. Ahora, cuando estamos a puertas de su finalización estructural, es preciso defender en todos los sentidos esa organización.
Con Metrolínea llegamos a la era del progreso definitivo para nuestra ciudad. Las grandes ciudades del mundo gozan de este sistema, que trae como resultado la educación de los usuarios. Aquí estamos acostumbrados a tomar el bus en cualquier parte, cuando lo razonable es utilizar las paradas correspondientes.  
Recordamos la década de los cuarenta, cuando la ciudad contaba con un servicio excelente de buses.  Las rutas tenían sus paradas muy bien demarcadas y nadie se atrevía a utilizar los servicios fuera de ellas. El analfabetismo en aquel entonces hacía que los buses los pintaran de colores, para que el usuario supiera a donde se dirigía el autobús. En el centro de la ciudad había dos paradas determinadas y muy conocidas. Una en la Plaza San Mateo y la otra en el desaparecido Pasaje Turbay. La gente venía a mercar desde Sotomayor y luego regresaba por la calle 35 a los hogares. En la década de los cincuenta,  alguno de los bumangueses puso en servicio unos buses pequeños con muy poca capacidad, lo que obligaba a que se corriera el techo y la gente sacara la cabeza, lo que constituía un verdadero peligro. Esos microbuses volkswagen eran la sensación del momento.
Hoy, Bucaramanga es otra cosa. Las rutas como consecuencia del crecimiento urbanístico han aumentado. Los vehículos ya no caben en las calles y la falta de autoridad hace que el desorden impere y esté acabando con la tranquilidad de los ciudadanos. Ante la situación que atraviesa Metrolínea, queda otra alternativa: apoyar la empresa y solicitar a las autoridades que de una vez por todas se dé al servicio la ruta que conduce hasta Piedecuesta y Girón. Al incorporar esas rutas, las finanzas mejorarán, se acabará tanta polución y los santandereanos demostraremos que somos capaces de entrar en el avance tecnológico. 

Autor:
Edmundo Gavassa Villamizar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad