Jueves 24 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Eduardo Duran
Patrocinado por:
Viernes 08 de Febrero de 2013 - 12:01 AM

La salud de los viejos no puede ser un calvario

Autor: Eduardo Duran

En el mundo entero se está viendo una especie de aversión generalizada en lo que se refiere a la atención de la salud de las personas entradas en años. No bastan las quejas, las sanciones de los organismos judiciales, ni tampoco las políticas públicas que pregonan más y mejores condiciones de atención hacia este sector de la población.

Me causó una extrema conmoción leer las recientes declaraciones del ministro de Economía de Japón, Taro Aso, que dijo: “La gente vieja debería apurarse a morir pronto”. Igual sorpresa me causó el observar recientemente las expresiones de unos cubanos, que consideraban a los viejos como estorbo en el medio de hacinamiento en que viven y decían que deseaban que los abuelos murieran pronto para poder vivir más cómodos en sus hogares.

En Colombia, las quejas por atención de la salud de las personas más viejas es un auténtico calvario: aplazamiento de citas; negación de procedimientos y cirugías; deficiencias graves en el suministro de medicamentos y muchas cosas más.

El Estado debería diseñar de una vez por todas un régimen claro y puntual sobre el tipo de atención de las personas mayores, para que se respete todo lo que la Constitución del 91 dispuso y lo que la Corte Constitucional ha reiterado.

La Carta Fundamental señala en su artículo 13 que “El Estado protegerá muy especialmente a aquellas personas que por su condición económica, física o mental se encuentran en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan”
Igualmente el artículo 47señala que “El Estado adelantará una política de previsión, rehabilitación e integración social para los disminuidos físicos, sensoriales y síquicos, a quienes se prestará la atención especializada que requieren”.

La Corte Constitucional ha reiterado que esos derechos son Fundamentales y de aplicación inmediata.

Desde estos puntos de vista la autoridad judicial siempre ha invocado la aplicación de los principios de celeridad, eficiencia, continuidad y oportunidad.

Desde este punto de vista, observamos que hacen falta más herramientas para hacer cumplir la ley y para garantizar que los ciudadanos todos, comparezcan ante los organismos que los atienten en igualdad de condiciones y oportunidades; eso es el Estado igualitario. Los viejos representan el pilar de la sociedad actuante y el acerbo de la experiencia para proyectar el futuro.
Me viene a la memoria el proverbio árabe que dice. “Familia que no tenga un viejo, debe alquilar uno”.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones