Miércoles 16 de Abril de 2014
Publicidad
Publicidad
Eduardo Duran
Patrocinado por:
Viernes 26 de Julio de 2013 - 12:01 AM

Un gesto inaplazable

Autor: Eduardo Duran

Si la guerrilla de las Farc quiere dar un gesto de paz, debería tomar la decisión de abandonar definitivamente no solo el secuestro, sino la colocación de minas antipersonales, actos horrendos que violan todas las normas del Derecho Internacional Humanitario y que pesan como un indicador de crueldad y de criminalidad de lo más horrendo que podamos observar. Basta pasar por un sanatorio de la Policía o el Ejército, para darse cuenta de la cantidad de miembros de esas instituciones haciendo fila para sus chequeos médicos, en una situación que conmueve a cualquiera: hombres sin pies, sin piernas, con lesiones en el rostro o en los brazos. Y eso sin hablar de todos aquellos campesinos, muchos de ellos niños inocentes, que pisan estos artefactos y que mueren o quedan lisiados de por vida por la acción de las explosiones.

En el campo ir a la escuela o pretender un desplazamiento para cualquier fin conlleva el peligro de pisar una mina escondida entre los matorrales, derivándose de ese hecho una verdadera tragedia, que acompañará al afectado por el resto de su vida, si no es que muere en el acto.

Las minas antipersonales constituyen una acción cobarde, criminal y absolutamente carente de cualquier nivel de civilización. Quienes las conciben no muestran otra cosa que una personalidad en extremo criminal y absolutamente despreciable contra sus congéneres. Es una práctica desterrada de todos los rincones del mundo.  Una “mina quiebrapata” como se le llama en el lenguaje popular, constituye un acto de criminalidad y de brutalidad, que solo puede caber en la mente de una persona químicamente bruta o potencialmente criminal y quien no reconozca la perversidad de un acto así, no merece la más mínima consideración.

Dentro de los diálogos que se adelantan en Cuba, sería muy importante analizar este tema y que la opinión conozca qué es lo que se piensa al respecto por la dirigencia allí reunida, para que sepamos con qué clase de individuos se está dialogando.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (4 votos)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones