Publicidad
Vie Sep 22 2017
22ºC
Actualizado 07:04 pm
Viernes 14 de Julio de 2017 - 12:01 AM

La estrategia debe ser otra

Columnista: Eduardo Duran

El reporte estadístico del crecimiento de los cultivos de coca en el país señala un dramático crecimiento del 50% en el 2016, siendo ese año el cuarto periodo consecutivo en que experimentan un preocupante crecimiento, lo que le permite al país continuar con el deshonroso primer puesto dentro de la producción mundial. Colombia dejó de combatir los cultivos ilícitos a través de sustancias químicas, debido a la presión de los ambientalistas y la verdad no estaba preparada para implementar un plan de contingencia que hubiera podido, por lo menos, impedir el crecimiento de los cultivos. Ahora que se conocen estas cifras, el país queda muy mal parado ante la comunidad internacional, y además con un cargo enorme de conciencia, que por su culpa es que el narcotráfico tiene más tentáculos en el mundo. Actualmente se están incautando 276 toneladas en el año, cifra que puede ser muy representativa, pero todo indica que las mafias envueltas en la producción y comercialización tienen poderes mayores que las del aparato coercitivo, y están en capacidad no solo de suplir esas incautaciones, sino de ir mucho mas allá y de acrecentar su capacidad productiva. Los organismos internacionales y los principales países destinatarios de estas sustancias tendrán que redoblar sus esfuerzos, y desde luego sus contribuciones, para detener este flagelo que corroe nuestra sociedad y también nuestras instituciones. Llevamos muchos años sumidos en el problema y aguantando la dura crítica de la comunidad internacional, y la verdad es que ha llegado la hora de responder con hechos mucho más certeros y con una capacidad de compromiso mayor, para que la ineficiencia en esta materia no nos siga marcando de manera dramática, tal como lo está haciendo. Poseemos unas fuerzas militares de una dimensión muy especial y también hemos utilizado recursos cuantiosos en el objetivo de disminuir el impacto del fenómeno, sin embargo todo indica que definitivamente eso ha sido insuficiente y que las organizaciones delincuenciales están trabajando con fórmulas más exitosas que las autoridades correspondientes. Las grandes medidas están todavía por llegar, y esperamos que sea pronto, para que el escenario lamentable no siga creciendo en estas impresionantes proporciones.

Autor:
Eduardo Duran
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad