Publicidad
Mié Sep 20 2017
20ºC
Actualizado 10:00 pm
Viernes 28 de Julio de 2017 - 12:01 AM

La responsabilidad de conducir

Columnista: Eduardo Duran

Los análisis sobre el desempeño de las ciudades, dejan siempre un preocupante registro con relación a los accidentes de tránsito y a las consecuencias que estos tienen en la pérdida de vidas, en las lesiones causadas, en las congestiones vehiculares y en el desorden en general.

Esta situación merece ser evaluada con detenimiento, pues ese caos no es más que el producto de la incompetencia de muchas urbes para lograr un orden que permita el funcionamiento armónico de las cosas.

Sabemos que se requieren nuevas vías, que los sistemas de semaforización deben ser modernizados y que la ciudadanía requiere de capacitación para que se le pueda exigir un comportamiento lógico y consecuente con cada uno de los actos que realiza.

Pero no podemos perder de vista que el ejercicio de conducir debe ser un arte. Un arte aprendido rigurosamente para que se entienda el verdadero sentido de las señales de tránsito, para que se comprenda el uso lógico de las vías, para que se asimilen los derechos de los peatones, para que se entienda la utilización racional de los espacios públicos.

En las calles observamos permanentemente cuadros dramáticos de conductores de carros y motocicletas que pareciera que el pase se lo hubieran expedido por correo o internet, pues su comportamiento no corresponde al de una disciplina aprendida y practicada en términos de conocimiento y respeto.

El espectáculo que dan nuestras calles da grima, y en nada corresponde al orden que se observa en otros países, en donde caminar por las calles es la experiencia de un verdadero deleite que envuelve toda clase de emociones positivas, en donde el orden y el respeto son los que reinan en todo el ambiente citadino.

El pase debe ser un documento que cueste sacrificio, que sea el resultado de la confirmación de una idoneidad de alto nivel para adquirir un derecho a conducir un vehículo, y para aprender a respetar los derechos de los demás.

Y debemos agregar que las faltas deben aplicarse con suspensiones de la licencia por periodos considerables, tal como se hace en otras latitudes, y en todo caso debe crearse la conciencia de que una omisión en verdad cuesta y que se llegue a entender que el privilegio de conducir un vehículo es un honor ganado con sacrificio y forjado en la responsabilidad.

Autor:
Eduardo Duran
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad