Publicidad
Mar Sep 26 2017
27ºC
Actualizado 03:16 pm
Viernes 01 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

El tema de vivienda representa mucho

Columnista: Eduardo Duran

Siempre se ha dicho que el sector de la construcción es el que está en mayor capacidad de absorber la mano de obra no calificada, que en las grandes ciudades constituye un elemento muy importante desde el punto de vista social.

Por esta razón preocupa que se hayan completado ya 15 meses de caída en este sector, lo que genera un impacto económico apreciable, pues nos solo es la disminución de la contratación de personal en el área, sino todo lo que se mueve en comercialización de materiales y en dotación de viviendas.

Varios son los factores que han afectado: en primer lugar, no podemos desconocer que la reforma tributaria produjo un impacto no solo por la presencia de mayores contribuciones, sino por la incertidumbre hacia el futuro frente a la puesta en marcha de la medida. Ese impacto no se midió, lo que significó que tampoco se crearan instrumentos que pudieran atenuar esos nuevos escenarios. Este factor generó también recortes de personal en algunas empresas, así como disminución de incentivos salariales, produciendo una reducción en las posibilidades adquisitivas de los empleados. En segundo lugar, la inversión estatal en vivienda vía subsidios para los estratos menos favorecidos, ha tenido sustanciales caídas hasta agotar las partidas sin que se hayan renovado, lo que implica el aplazamiento de compra de los aspirantes a adquirir vivienda nueva, al no contar con este elemento determinante a la hora de pensar en la compra de su unidad habitacional. A todo esto, podemos agregar que los planes de ordenamiento territorial siguen sin aprobar en muchas ciudades, lo que impide adquirir predios para desarrollar, ante la incertidumbre sobre el potencial de su utilización.

Es urgente estructurar un plan de choque para reactivar este sector, en el que se deberían contemplar medidas como tasas de interés más favorables; plazos más amplios; estímulos para las empresas que contemplen planes de financiación para sus empleados; revisar los impuestos a los insumos de la construcción; alivio en el tema patrimonial para los nuevos propietarios; motivar a los bancos para que incrementen su disponibilidad de crédito. Y desde luego, la apropiación urgente de las partidas para el subsidio, sin las cuales no es posible comercializar esas unidades en los estratos que cobija.

Autor:
Eduardo Duran
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad