Publicidad
Mar Oct 24 2017
20ºC
Actualizado 09:56 pm
Viernes 22 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Reformas urgentes

Columnista: Eduardo Duran

Mucha razón le asiste a los integrantes de la Academia Colombiana de Jurisprudencia, al solicitar a los organismos de dirección del Estado el diseño de unas reformas que de manera urgente deban aplicarse a la rama de la Justicia.

Lo que está ocurriendo en las altas cortes demuestra con toda claridad la forma como se fueron asentando graves vicios que hoy en día muestran a esa rama del poder público como carente de credibilidad y expuesta a los más repudiables procedimientos que le merecen el calificativo que señala la corrupción.

Las voces vienen generando ruidos desde hace tiempo; el ex magistrado Nilson Pinilla de la Corte Constitucional lo había señalado de forma valerosa, aun haciendo parte todavía de esa corporación y llamando con nombre propio a los responsables de conductas inapropiadas.

El hecho de que tengamos hoy tantos miembros de esas instancias con serios compromisos éticos, indica que los procesos de su elección no fueron idóneos; que hubo filtración de intereses personales; que los méritos y antecedentes no fueron suficientemente estudiados; que las roscas que amparan situaciones delincuenciales se impusieron y que el carácter y buen juicio de muchos a la hora de escoger falló de manera lamentable.

En medio de esta dolorosa situación, no se puede esperar más; las acciones rectificadoras tienen que surgir de manera ejemplarizante, la justicia no puede seguir en medio de esa incertidumbre, sobre todo cuando algunos de los implicados permanecen todavía en los cargos, pues no tuvieron el decoro de apartarse, así fuera temporalmente, ante tan graves acusaciones.

Sería conveniente la convocatoria de una alta comisión de expertos en la materia, con una hoja de servicios suficientemente comprobada y con una reputación intachable, para que proceda a diseñar los nuevos esquemas que permitan el rescate urgente de la rama judicial y para que la opinión pública se pueda sentir tranquila frente a los correctivos necesarios que se llegaren a diseñar.

Cuando un organismo tan respetable como la Academia Colombiana de Jurisprudencia, ha tenido que pronunciarse en estos términos tan duros, tan claros y tan contundentes, es porque la situación es en verdad en extremo preocupante.

Autor:
Eduardo Duran
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad