Viernes 17 de Noviembre de 2017 - 12:01 AM

La era de los puertos

Columnista: Eduardo Duran

En Colombia estamos comenzando a entender que el gran motor para la producción lo constituyen las opciones claras de movilización de mercancías, a través de vías eficientes que permitan alcanzar el objetivo de movilizar las cargas de manera rápida, segura y económica.

Nos vamos a ocupar hoy de los puertos fluviales y marítimos, que resultan ser los grandes movilizadores de las mercancías gracias a las ventajas enormes del transporte en barco, que además de seguridad ofrece una notable economía.

Antioquia tiene ya asegurado su proyecto de puerto en la región de Urabá, que estará apalancado por una nueva y moderna vía de doble calzada que acortará las distancias, situación que asegura su acceso al mar y de esta manera su potencial industrial, agrícola y ganadero se verá fortalecido enormemente con esta opción.

Ahora se nos dice que el transporte de carga por el río Magdalena se ha incrementado un 37% en lo que va corrido del año, y esa noticia en verdad debe generar un estímulo para que esa arteria fluvial se convierta definitivamente en uno de los grandes motores del desarrollo del país.

Es necesario vigilar muy bien la inversión en los puertos que competen a nuestro departamento comenzando por Barrancabermeja y Puerto Wilches, pero además es necesario un gran esfuerzo para no dejar de un lado el proyecto de la vía a Barrancabermeja, para que esta sea de doble calzada, pues si no lo es, no será nunca una vía eficiente para el transporte de carga.

Además la posibilidad de revivir el ferrocarril hasta Bucaramanga no debe ser un proyecto descartable, o por lo menos hasta Sabana de Torres, si es que se aboca el proyecto de la tan anhelada Supervía utilizando el antiguo trazado del ferrocarril.

La infraestructura eficiente es la única herramienta que impulsará verdaderamente la producción y atraerá la inversión. Si no es posible alcanzar eso, lejos estaremos de convertirnos en una región con gran potencial de desarrollo.

Por eso es que la posibilidad de contar con puertos cercanos y de fácil conexión tiene que ser un imperativo de la clase dirigente, si es que quiere alcanzar metas ambiciosas.

Autor:
Eduardo Duran
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad