Viernes 12 de Enero de 2018 - 12:01 AM

Bajar tensiones

Columnista: Eduardo Duran

Sorprende sobremanera el acuerdo a que llegaron las dos Coreas, en donde se comprometen a bajar las tensiones, a participar conjuntamente en los juegos olímpicos de invierno, a diseñar esquemas de tránsito de personas por sus fronteras, a detener actos hostiles y a pensar en una reunificación. Quien lo creyera; después de tantas ofensas y de acumular tantos resentimientos, de un momento a otro surge lo impredecible, lo asombroso, lo inesperado. Esto quiere decir que siempre puede existir una puerta para que la sensatez entre y para que los resentimientos se dejen a un lado; para que se permita el paso de lo positivo, de lo constructivo, de lo sensato y de lo lógico.

Colombia es un país en donde el resentimiento suele aflorar de manera silvestre y se reproduce con una facilidad asombrosa. Los colombianos solemos de inmediato tomar partido en los bandos que afloran disputas y ese resentimiento termina envolviéndolo todo, y encuentra con facilidad materiales inflamables que repotencian su intensidad y llaman al caos y al desastre.

La mentalidad pragmática y positiva no es común en nuestro medio y vale la pena traer a cuento la célebre frase del escritor Óscar Wilde: “El sentido común, es el menos común de los sentidos”. Y por esta razón siempre estamos envueltos en el conflicto y siempre encontramos toda clase de ataduras que nos impide avanzar. Nuestra cultura no está diseñada para sobreponernos a la adversidad, sino para vivir dentro de ella; gozamos con el conflicto permanente y sentimos cierta arrogancia de saber que somos difíciles, que nada nos conmueve y además no nos importa contemplar la incapacidad para solucionar las dificultades y para diseñar los escenarios prospectivos y de avanzada. Si resolviéramos cambiar nuestros parámetros de comportamiento y volvernos más receptivos, más proactivos, más sensibles frente al caos y a la tragedia, otro sería el camino a recorrer.

Autor:
Eduardo Duran
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad