Publicidad
Lun Oct 16 2017
22ºC
Actualizado 06:14 pm
Viernes 16 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Lección para aprender

Columnista: Eduardo Duran

Cuando el pueblo habla, hay que oírlo. Si no se hace, la presión acumulada está llamada a producir las manifestaciones más insospechadas, muchas veces extraviadas de lo que debe ser una protesta razonable y de alcance lógico.


Lo ocurrido por estos días con el sistema de transporte público en Bogotá, no es otra cosa que el cúmulo de errores frente a un problema que no se atacó oportunamente, no se valoró en su real dimensión y no  se abordó desde la perspectiva del tiempo.


La solución del Transmilenio, como instrumento para atender el transporte de los ciudadanos, fue la mejor alternativa en su momento y sin duda transformó la vida de los usuarios del transporte público. Pero los gobernantes de turno actuaron con desidia y con carencia de visión hacia el futuro.


Ese sistema ha adquirido 500.000 usuarios nuevos en los últimos años; la capacidad instalada es para 1.200.000 usuarios al día y los pasajeros llegan a 1.730.000; los articulados que se requieren han llegado a cuentagotas y no se sabe cómo se van a tender las nuevas fases proyectadas. Y ni hablar de las losas de las vías, que se atrofian permanentemente y no se encuentran soluciones de materiales durables y de buena eficiencia en su uso.  A todo esto se suma el grave problema de la inseguridad, que con los sobrecupos que manejan, la situación se ha visto incontrolable frente a toda la gama de delitos que se cometen al interior del sistema. Y mientras estos delicados problemas ocurren, las tarifas suben, cuando la calidad del servicio retrocede.


Ante a este estado de cosas, los responsables de su manejo, torpemente tratan de achacar problemas políticos a una realidad inocultable, lo que hace que la situación no se aborde desde el meollo del asunto y desde las realidades que la aquejan.


Las ciudades colombianas se pueden describir hoy con los mismos trazos: Problemas acumulados y desbordados, sin que exista planeación, ni responsabilidad frente a las soluciones. A veces se generan buenas ideas, como el sistema de los articulados para el transporte público, puesto en marcha ya en varias ciudades y proyectado para otras, pero el programa se queda en el arranque y no se planifica sobre los alcances en el tiempo, midiendo crecimientos y propiciando las soluciones para los nuevos escenarios.


Lo que los ciudadanos expresaron en el paro último, no fue sin duda una manifestación adecuada y civilizada, pero sí una protesta desesperada frente a un grave problema desoído sistemáticamente y atendido en las peores circunstancias de responsabilidad gubernamental. Es el campanazo de lo que puede seguir ocurriendo, cuando la voz del pueblo no es oída con atención y respeto.

Autor:
Eduardo Duran
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad