Publicidad
Jue Sep 21 2017
20ºC
Actualizado 10:00 pm
Martes 12 de Septiembre de 2017 - 12:01 AM

Alicita Lora

Columnista: Eduardo Muñoz Serpa

Comenzaba la década de los años 60 del siglo XX. Los sangileños decidieron institucionalizar las Ferias y Fiestas en su solar nativo y al pensar en reina para tales festividades, al unísono voltearon la mirada hacia la nieta mimada de uno de sus paisanos más ilustres y emprendedores, Alfonso Silva Silva.

Así fue Alicita Lora reina de la Feria de San Gil, en un año en el que ese festejo tuvo tanto brillo que por décadas se recordaron aquellos alegres días en que don Alfonso y su esposa, Elisa Valderrama Ordóñez, alborozados la acompañaron a fiestas y actos propios de tal certamen.

Alicita, ante la prematura ausencia definitiva de su madre, fue criada con amor y largueza inenarrable por ellos, sus abuelos maternos. En ese hogar cinceló su sensatez, mesura, sus modales señoriales, su modestia, el irradiar esplendor y hacer del hogar el centro de su universo.

La vida me permitió ser testigo de ello. Mis ojos de niño la vieron alegrar a San Gil en esas memorables festividades.Mis actividades profesionales me han permitido a lo largo de décadas ser próximo a Alfredo Carrizosa, su esposo y compañero sin par. Ocupaciones académicas me posibilitaron tenerla, junto con un exquisito grupo de bumanguesas, como asesora en la organización de la parte social de actos científicos. Degusté su amistad en esta Bucaramanga, antes de que ella se radicara en Bogotá y nuestro suelo se volviera un pandemónium.

Si una arista admiré de Alicita fue su fortaleza, su estoicismo ante las inenarrables dolenciasde salud que debió soportar. En su hogar, donde todo fue tersura y comprensión, los Carrizosa Lora la vieron con resignación padecer y superar delicados quebrantos de salud.

Terminó el ciclo vital de Alicita. Quienes la conocimos y disfrutamos de su amistad, la llevaremos por siempre en la memoria. Su sonrisa imborrable, señorío, sus vivencias y espíritu, forman parte de nuestro recuerdo.

Autor:
Eduardo Muñoz Serpa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad