Publicidad
Jue Ene 18 2018
18ºC
Actualizado 07:57 am
Martes 02 de Enero de 2018 - 12:01 AM

La ciudad y los discapacitados

Columnista: Eduardo Muñoz Serpa

Una de las cosas más amargas que debe padecer quien es discapacitado y reside en Bucaramanga es lo desdeñosos y displicentes que son la ciudad y sus habitantes con todo aquel que sufre alguna incapacidad física. Sí, quien tiene algún grado de invalidez y vive en nuestra capital está condenado a no poder salir a la calle, ni valerse por sí mismo.

Las aceras en Bucaramanga están hechas para que no las pueda transitar quien padece de algún impedimento físico; el acceso a aquellos inmuebles en que hay oficinas y dependencias públicas o privadas que deben ser frecuentadas por personas que tienen alguna minusvalía, es casi un imposible.

Los centros comerciales no están diseñados para ser visitados por discapacitados, así en apariencia las cosas muestren ser distintas. En ellos hay escaleras eléctricas, pero estas no son para quienes padecen de invalidez; hay ascensores, pero pocos, los copan quienes gozan de plena capacidad física y cuando trata de subir un incapacitado, se oye un chiste destemplado o un “no hay cupo”; hay rampas de acceso para sillas de ruedas, pero son pocas y, además, muchas tienen agudos ángulos de inclinación que ponen en riesgo a quien trate de usarlas.

En algunas salas de cine hay filas de asientos para discapacitados pero como estas tienen espacios amplios de tránsito, los usan, abusiva y atropelladamente, quienes no tienen incapacidad alguna.

Las oficinas bancarias y dependencias de EPS e IPS que son frecuentadas por personas con diversos tipos de incapacidad, tienen un cúmulo de dificultades para estos. ¿Acaso alguna dependencia bancaria tiene servicio de baño para discapacitados?

La Bucaramanga de hoy es como muchos de sus motociclistas, agresiva, individualista; en ella cada vez más personas siguen el lema “quite de ahí que aquí voy yo” y con quienes somos más egoístas en actitud, servicios, mobiliario urbano, etc, es con los incapacitados. ¡Qué vergüenza tal desdén!

Autor:
Eduardo Muñoz Serpa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad