Martes 20 de Marzo de 2018 - 12:01 AM

Dos lecturas de unos comicios

Columnista: Eduardo Muñoz Serpa

Parece que con rapidez taparon con tierra lo que ocurrió en las elecciones celebradas hace nueve días, pero lo vivido tiene dos lecturas o interpretaciones:

Según la primera lectura o interpreta-ción, hubo un certamen electoral, se eligió a aquellos que serán senadores y representantes durante los próximos cuatro años, hay que obedecer el resultado y lo demás son patadas de ahogado.

Según la segunda lectura, en Colombia la democracia es muy imperfecta y afirmar que hay elecciones libres es creer en una realidad imaginada, es decir, en una ficción.

Lo que ocurrió en las semanas anteriores al día de elecciones, avergüenza. El país se aterraría (¿algo logrará horrorizarnos en política?) si supiera cuánto costó realmente la campaña de cada candidato a congresista, de dónde salió tan gigantesca cantidad de dinero, es decir, quiénes fueron los que aportaron dicho circulante, son los dueños reales de cada curul y de cada porción de poder en nuestro país.

En Colombia las elecciones para cuerpos colegiados son un gigantesco y costoso carnaval de traiciones, juegos sucios, zancadillas, timos siniestros y oscuras manipulaciones electoreras.

Mientras todos lucían máscaras de demócratas impolutos, por debajo de la mesa circularon raudales de dinero imposibles de recuperar con las dietas que ganan los congresistas y que solo encuentran racional explicación si se le suman coimas, contratos con el Estado, reparto de cuotas burocráticas, trozos de poder y otros aliños.

En elecciones, candidatos a la Cámara vendieron sus votos a candidatos al Senado de otras banderas políticas y, a la inversa, candidatos al Senado vendieron apoyos a la Cámara, y así, mientras juraban fidelidad a unas banderas, sibilinamente se echaban a los bolsillos dinero por los votos que endosaban a favor de candidatos de otras fracciones políticas.

Tras bambalinas pasó de todo y ahora, siendo ya honorables congresistas electos, habilidosamente ofrecen al mejor postor sus adhesiones electorales para los comicios presidenciales.

Autor:
Eduardo Muñoz Serpa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad