Martes 14 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

El caso Electricaribe

Columnista: Eduardo Muñoz Serpa

El caso Electricaribe resalta los errores en que incurre un Gobierno cuando actúa accediendo a las presiones emocionales, inmediatistas, de una comunidad y de sus dirigentes.

El problema del servicio de energía eléctrica en la región Caribe es añejo, agudo y las exigencias de solución que al Gobierno Nacional ha hecho la comunidad costeña, sus políticos y gremios regionales en los últimos años han sido tan airadas como emocionales; sabiendo que el problema es de fondo, han exigido soluciones inmediatas y ello no es sensato.

Buscando aliviar la situación a las familias y empresarios costeños, el Estado intervino el contrato con la empresa española Gas Natural Fenosa. Al hacerlo corrió numerosos y cuantiosos riesgos, pues el texto de los contratos celebrados con las multinacionales contienen un complejo entramado de derechos a favor de tales empresas, tantos, que termina siendo para ellas más rentable que el Estado dé por terminado unilateralmente el contrato, pues van a tribunales de arbitramento internacionales y allí logran a su favor cuantiosas indemnizaciones, que terminan pagando los contribuyentes.

Por eso lo peor es dar por terminado un contrato de esos, pues el problema no se soluciona, terminan pagándose cuantiosísimas indemnizaciones y, de contera, deben hacerse inmensas inversiones para atender la necesidad de la comunidad, la que exigió que se acabara el contrato y ahora critica que se haya dado por terminado. ¿Olvidan acaso que el Estado actuó así por la presión que ellos ejercieron? ¿Por qué no se hacen autocrítica y reconocen que indujeron al Estado a dar un salto al vacío? ¿Por qué los periodistas que tanto atizaron el fuego no reconocen que la solución no era quemar las naves? Antes de darse por terminado el contrato con Gas Natural Fenosa escribí una columna de opinión resaltando lo insensato que es tomar tal camino en el caso de un contrato con una multinacional. Hoy, corroboro lo que entonces escribí.

Autor:
Eduardo Muñoz Serpa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad