Publicidad
Mié Sep 20 2017
22ºC
Actualizado 09:35 pm
Martes 04 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Lecciones de El Carrasco

Columnista: Eduardo Muñoz Serpa

El cierre del relleno sanitario de El Carrasco estaba anunciado desde hace más de 6 años. Por eso lo ocurrido en relación con tal decisión administrativa es la prueba "reina" de muchas cosas tales como que los electores de Bucaramanga no han sabido elegir a sus alcaldes y concejales y que quienes tales dignidades han ocupado durante dicho período de tiempo deben ser estigmatizados públicamente pues el inenarrable vía crucis y riesgos que padecen hoy más de un millón de santandereanos es consecuencia de su ineptitud administrativa.


Ya desde 2001 se sabía que era necesario planificar y poner en ejecución una inteligente solución para cuando cerraran El Carrasco. Más pasaron las alcaldías de Néstor Iván Moreno Rojas, Honorio Galvis y Fernando Vargas Mendoza y ninguno fue capaz de adelantar una política seria al respecto; en cada uno de ellos primó el inmediatismo y "la perrada" de dejar que el problema lo solucionara el siguiente. Y así se llegó al día de hoy, esperando siempre en que a última hora el Espíritu Santo o las once mil vírgenes encontraran una solución. ¿Ello qué demuestra?


Que tanto los alcaldes como los concejales de los últimos 10 años fueron ineptos.


Que para ellos lo importante no es la ciudad, ni sus habitantes, sino el usar a la alcaldía como trampolín para saltar al Congreso y convertirse en "caciques políticos".


En aras de tal cometido, para ellos gobernar ha sido repartir la torta burocrática, el presupuesto y sobreaguar sin ‘pisarle los callos’ a nadie.


Que el Concejo Municipal de Bucaramanga es una entidad inútil que solo sirve para que los concejales, a cambio de mendrugos del ponqué burocrático y del presupuesto municipal, sean el comité de aplausos al alcalde de turno.


Así, alcaldes y concejales, con base en sus ambiciones politiqueras, lanzaron a los bumangueses al más agudo problema de salubridad pública que haya vivido la ciudad en su historia. La dimensión del problema no la han sentido aún los bumangueses porque apresuradamente se decretó la emergencia sanitaria pero la bomba de tiempo sobre la que estamos sentados es inenarrable. Dentro de seis meses, ¿qué otro paño de agua tibia se inventarán?


En Bucaramanga con el aseo, la Circulación, la salubridad pública, la calidad de la educación pública, el estado de la malla vial, se ha jugado mientras los alcaldes "cuadran" alianzas para saltar al Congreso y lograr que crezca su ego.


¿De quién es la culpa? De aquellos bumangueses que cada cuatro años son felices eligiendo a sus verdugos.

Autor:
Eduardo Muñoz Serpa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (4 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad