Publicidad
Mié Ago 23 2017
20ºC
Actualizado 06:01 am
Martes 13 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Mi personaje del año

Columnista: Eduardo Muñoz Serpa

Cuando en 1974 se divulgó que había sido nombrada en el equipo económico del entonces Presidente electo y tío abuelo suyo, Alfonso López Michelsen, me dije: "Ah, otro retoño de la burguesía bogotana gozando de las mieles del poder en un país amarrado a rezagos feudales". De entonces a hoy la vida me ha demostrado lo equivocado que era mi juicio pues ella, durante casi 40 años de vida pública, ha probado ser de inmensa valía y en el último semestre, con su exitosa gestión administrativa, ha confirmado que es una atinada gobernante, ponderada; alguien que con carácter, inteligencia, certeza y prudencia le dio a Bogotá un manejo técnico y pragmático en asuntos vitales; con elegancia y discreción ha superado difíciles situaciones y ha impuesto autoridad sin enzarzarse en rifirrafes con nadie.


Si, Clara López Obregón es mi personaje del año pues logró lo que se suponía imposible: que en solo seis meses Bogotá y el país sepultaran la funesta y corrompida gestión de Samuel Moreno Rojas. Y lo logró como lo hacen las personas inteligentes, con bajo perfil, sin sobreactuarse ni exponerse innecesariamente ante los medios de comunicación, gobernando con carácter y fineza, dando a entender que si bien lo suyo era solo un encargo administrativo, está dotada del perfil y conocimiento necesarios para los más complejos trabajos en la dirección del Estado.


Su lucidez como gestora política ha probado muchas cosas. Una, casi increíble: lo difícil que es surgir en un partido de izquierda.


Quienes vivieron lo sucedido tras bambalinas en el Polo Democrático, saben lo complicado que fue para la tendencia de que es vocero Jorge Enrique Robledo lograr que quien reemplazara al nefasto Samuel Moreno fuera ella, por las marrullas urdidas por los oportunistas que han buscado hospitalidad en tal colectividad política, quienes lucharon a dentelladas para que se escogiera a alguien que se dedicara a tapar las trastadas del nieto de Gurropín.


Clara López, pudiendo dedicarse a vivir de sus apellidos, optó por sobresalir por sus propios méritos en difíciles campos: la academia y la política. Estudió en exigentes universidades, logrando al terminar su carrera de Economía en la Universidad de Harvard, ser distinguida con un Summa Cum Laudem de esa institución; tiene dos doctorados, luego estudió Derecho en la Universidad de los Andes (donde se graduó con honores) y en el sector público ha demostrado carácter y sapiencia en los cargos que ha ocupado.


Es mi personaje del año. Y en este país donde sobresale tanto baboso insustancial, ojalá tenga mucho futuro, así les dé urticaria a los lagartos ‘opinadores’ bogotanos.

Autor:
Eduardo Muñoz Serpa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad