Publicidad
Mié Oct 18 2017
26ºC
Actualizado 05:16 pm
Martes 06 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

La denuncia de Manolo

Columnista: Eduardo Muñoz Serpa

Manolo Azuero, en su columna de opinión en Vanguardia Liberal, hizo anteayer una importante denuncia sobre el trasfondo de algunas cosas que ocurren en la administración de Bucaramanga. Lo señalado es veraz, grave y la ciudadanía no puede dejarlo solo, ni echar en saco roto lo por él divulgado.


La telaraña tejida en torno al relleno sanitario de La Chocoa, sagazmente guardada bajo la manga por la administración municipal de Bucaramanga para darle una salida a lo que ocurrirá dentro de pocos días por el cierre de El Carrasco, se tejió durante la última campaña electoral para alcalde y explica más de una publicitada adhesión a un candidato de entonces.


Por eso, mientras la Procuraduría y la prensa regional, alarmados, advierten sobre el riesgo de que la ciudad se hunda en una emergencia sanitaria, el Alcalde y sus aliados están tranquilos pues todo está preparado para, a última hora, anunciarle a la comunidad que dieron lúcida solución al problema, que hay luz en la poterna y guardían en la heredad.


Esa es la forma como se hacen ahora política y… negocios. Aprovechando la inmadurez de los electores, los nuevos políticos tejen una intrincada red en la que entrelazan hebras de política con economía privada.


La misión de los nuevos políticos no es la defensa de un ideario, ni el poner en ejecución una teoría sobre la administración, es aprovechar el andamiaje electoral para que uno de los suyos sea electo y les permita ‘degustar’ la nómina y las OPS de la alcaldía, o de la gobernación, ubicar válidos suyos en las gerencias de las entidades estatales que manejan exprimibles presupuestos y tras bambalinas celebrar contratos y hacer negocios que les permitan aparecer como líderes políticos, prósperos empresarios, ascender en la escala social, ser llamados doctores, mudarse a conjuntos residenciales de moda y entrar al notablato de la región. Eso ocurre en toda Colombia, es “lo que ahora se usa”.


La ciudad debe prepararse para aplaudir a los redentores de la crisis de las basuras mientras ellos saborean el jugoso negocio de la recolección y disposición final de residuos sólidos, esa que va desde el quebrar a la Emab hasta adjudicar el contrato de recolección de basuras de Bucaramanga y los municipios de su área metropolitana y controlar el sitio de disposición final de ellas.


¿O por qué creen que en el siglo XXI se gasta tanto dinero en las elecciones regionales y los funcionarios de hoy son los mismos de ayer y de anteayer? Hay tantas cosas rentables,…  empezando por Ruitoque… Dios nos lleve de su mano.   

Autor:
Eduardo Muñoz Serpa
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (10 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad