Lunes 20 de Agosto de 2018 - 12:01 AM

Poder ciudadano vs laxitud y corrupción

Columnista: Eduardo Parra Gómez

Es evidente que frente a los corruptos los colombianos no somos dados a ejercer control social y, además, nos da pereza usar los mecanismos de participación ciudadana que la propia Carta Política ha puesto en nuestras manos; y peor aún: ni siquiera los conocemos. El primero de tales mecanismos es el voto, y si eventualmente se utiliza por más del 50% de quienes tenemos derecho a expresarnos en las urnas, ese porcentaje, para tan elemental derecho, se considera ¡asombroso! No hay otra razón para la duda hoy existente, respecto a lograr el 30% en la votación de la consulta anticorrupción. Pero mucho más asombroso es que, prácticamente, “todo el mundo” dice estar “mamado” con la corrupción. ¿Entonces?

Nadie está forzado a marcar SÍ en ninguna de las siete (7) preguntas de la consulta; en cualquiera de ellas, o en todas si se desea, se puede marcar NO. Eso está diciendo que lo importante es ¡votar, participar, manifestarse! Otro argumento, que los miembros del partido al que pertenece el primer mandatario están esgrimiendo para no votar, es que el presidente Duque ya presentó al Congreso los proyectos alvaristas para combatir la corrupción. Es cierto que el actual gobierno radicó seis proyectos, cinco de acto legislativo y uno de Ley, pero tres de ellos nada tienen en común con las siete preguntas de la consulta; los otros tres tienen unas coincidencias con otras tantas preguntas de la Consulta y por tanto se complementarían, por supuesto para bien.

Es innegable que la limitación a 25 smlv (hoy $19’531.000) de los salarios de los altos funcionarios podría tener un efecto “bumerán”, pero no le faltan argumentos: mucho se dice que tenemos un régimen altamente inequitativo en diversos sentidos; es entendible que la consulta necesita un “gancho”; y si todos los votantes preferimos votar NO tal pregunta, así podremos hacerlo. Lo que no tiene sentido es sentirse mamado con la corrupción y quedarse cruzado de brazos. Y, además, es irrefutable que ante el cúmulo de hechos corruptos que tanto nos están perjudicando a los colombianos, nada sobra de todo lo que podamos hacer para reducir tan vergonzoso fenómeno. Por tanto bienvenidos los proyectos del Presidente, así como la Consulta Popular.

Autor:
Eduardo Parra Gómez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad