Lunes 19 de Noviembre de 2018 - 12:01 AM

Metrópoli: de Área a Distrito

Columnista: Eduardo Parra Gómez

“Gran centro de actividades urbanas con población cercana al millón de habitantes”. (Surgen en la fase posindustrial, con una nueva organización social cuyos centros son las metrópolis). “Unidad territorial encabezada por una ciudad o metrópoli en cuyo entorno se integran otros núcleos, formando una unidad funcional”. Posindustrial: “Fase moderna en que la industria es desplazada por la tecnología, los servicios, la informática y las actividades financieras”. Pareciera que tales definiciones las hubiesen precisado los autores del DRAE y de la enciclopedia Espasa, luego de visitar a Bucaramanga.

Se creó el Área Metropolitana al formarse la conurbación entre Bucaramanga, Floridablanca y Girón, pero tal fenómeno físico pronto se fue consolidando y extendiendo a los asuntos económicos, sociales y en algún grado a los culturales. Al inicio llenó el vacío planificador e integrador, mas al empezar el actual siglo las competencias del ente se vieron desbordadas por los aumentos poblacionales y físicos del Área. Fue incluida Piedecuesta y día a día se observaba el contradictorio manejo de cuatro núcleos, a pesar de ser la misma y única ciudad. Al conformar el Distrito Especial, a quienes más beneficiaría sería a los tres núcleos menores, pues su actual división solo les sirve para perder las oportunidades de la unión entre sí y con Bucaramanga.

El Distrito cambia cuatro municipios por uno y ahorra los costos de tres alcaldes, tres concejos y la burocracia del Área Metropolitana. Y uno de los cambios fundamentales sería la unificación de un solo e integrador Plan de Ordenamiento Territorial. Alcalde y concejales distritales estarían obligados a responderle a todos los electores del Distrito y a repartir justa y equitativamente el presupuesto distrital. Como la debilidad se cambia por fortaleza el alcalde, al gestionar todo tipo de cooperación del gobierno nacional para la ciudad única, tendrá un respaldo muy superior al que hoy tiene uno solo de cuatro. Es hora de desmontar el engaño de los politiqueros que aducen que el terruño perdería una identidad pueblerina desaparecida hace largo tiempo.

Autor:
Eduardo Parra Gómez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad