Publicidad
Publicidad
Lun 25 de Mayo de 2015
21ºC
Actualizado 09:52 pm
Lunes 18 de Marzo de 2013 - 12:01 AM

Hidrosogamoso: beneficios y perjuicios

La hidroeléctrica por la que tanto luchó el recordado colega Eduardo Remolina nos va a generar importantes beneficios, siendo los desarrollos turísticos los más destacables, por contar con el inmenso perímetro de la represa. Coloco en segundo lugar la creación de puestos de trabajo y en tercero la generación de electricidad.  

El empleo, tan significativo durante la construcción de las obras, no será así durante la operación del proyecto.  La generación eléctrica, como beneficio para Santander, no se relaciona con la ubicación de la planta, dada la existencia de la interconexión.  Sería bueno conocer hasta dónde se han interesado en las inversiones turísticas, los empresarios santandereanos; y cabe preguntarse si Isagén, al menos en principio, ha estudiado el uso de los suelos que cobija el área de influencia del proyecto.  

Perjuicios también hay.  Como los atinentes a fauna y  flora. Como los que causará al sector agropecuario el anegamiento de grandes áreas de tierras  productivas. Y lo más cuestionado: la traumática interrupción de varias vías de comunicación, que no son solo las que requieren quienes habitan las zonas cercanas sino, además, las que utiliza el millón y medio de habitantes del valle medio del Magdalena y del área metropolitana de Bucaramanga, cifra que equivale al 75% de la población de Santander.

Isagén, contra todas las advertencias, insistió en  una vía  sustitutiva  por el sector más inestable de la cuenca, la cual se “autodestruye” en un momento, como  ha sucedido repetidamente, y deja a Bucaramanga  desconectada  de Antioquia, Barrancabermeja y la Ruta del Sol. Para empeorar, el improvidente gobierno nacional  aceptó, en 2010, que Isagén  atienda su conservación tan solo durante 5 años.

En ese 2010 Invías ha debido programar todo lo necesario para construir en doble calzada una nueva vía,  siguiendo un corredor que garantizara plena estabilidad. No lo hizo y ahora el gobierno
(léase Agencia Nal. de Infraestructura), ante tal omisión,  ha iniciado un largo proceso de licitaciones que quizá, algún día,  nos permita contar con una vía decente entre las dos principales ciudades de Santander. Mientras tanto serán incalculables los perjuicios, y las indemnizaciones a cargo del gobierno.

Autor:
Eduardo Parra
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad