Publicidad
Publicidad
Vie 29 de Mayo de 2015
21ºC
Actualizado 07:31 pm
Viernes 28 de Diciembre de 2012 - 12:01 AM

Marchó Doña Tulia

Ha muerto doña Sixta Tulia Fajardo de Bretón, y eso llena nuestra alma de pesar, pues se fue un ser que amábamos, admirábamos y respetábamos y porque ella fue parte de nuestra infancia, soportó nuestra adolescencia e influyó en nuestro desarrollo, hasta que el destino  optó por llevársela antes que nosotros.

Doña Tulia, como todo el mundo la conocía, era una mujer fuera de serie, verraca, sin agüeros a la hora de enfrentar las dificultades, con un sentido común tan extraordinario que le permitió luchar a brazo partido con las adversidades de la vida sin quejarse jamás y sin renegar nunca, pues ella aceptaba el destino como venía y lo enfrentaba sin miedos ni vacilaciones y con la fortaleza que solo tienen los verdaderos triunfadores.

De ella aprendimos, muy de niños, pues desde entonces la llevamos en el alma, que había que encarar los problemas, ya que la vida no era justamente un camino de rosas y que eran las dificultades las que definían nuestro carácter y nos hacían verdaderos hombres de bien, capaces de movernos,  sin mancharnos, en esa turbidez que genera la falta de honradez.

Era para nosotros el ejemplo de un verdadero trabajador, pues hasta que los años la vencieron laboró sin descanso y, lo más importante, sin quejarse por malos que fueran los tiempos.

Tenía un sentido de la vida tan desarrollado, que se las pillaba todas sin inmiscuirse en ellas, pero sin claudicar jamás y sin hacer excepciones respecto a sus creencias e imponiendo, en su entorno, sus propias normas de conducta social.

Poseía el hermoso don de vislumbrarlo todo y con una picardía apabullante descubría los secretos que escondíamos a todos, menos a ella, pues leía el alma y con sonrisas socarronas comprendía las situaciones, llegando a ser el apoyo que muchas veces pudo faltar.

Se la llevó la muerte y por eso el Hotel Príncipe está de duelo.

Nuestra solidaridad para su familia.

Autor:
Eduardo Pilonieta Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad