Publicidad
Publicidad
Mar 31 de Mar de 2015
25ºC
Actualizado 03:43 pm
Viernes 24 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

Qué nos dieron, qué les dimos

Los puentes festivos sirven, entre otras cosas, para analizar con los amigos aquellos sucesos que no cambian el mundo pero nos permiten distraernos constructivamente y generar discusiones que vale la pena compartir.

Hablamos de los animales y plantas que se aportaron, en doble vía, a raíz del descubrimiento de América y de cuáles fueron estos. Los conquistadores nos trajeron: caballos, burros, cerdos, cabras, perros, gatos, gallinas, carneros, ovejas, palomas, ratas y yeguas, entre otros. Nosotros teníamos: pavos, patos, roedores como el curí, chigüiros, cóndores, papagayos, tapires, boas, mofetas, pirañas, llamas y alpacas.

Los descubridores nos trajeron: aceitunas, ajo, alcachofas, almendras, arroz, avena, azafrán, berenjena, apio, cebada, cebollas, habas, higuerilla, jengibre, lechugas, limones, perejil, remolacha, repollo, rosas, soya, té, trigo, tulipanes, uvas, zanahorias y el memorial café.

Nosotros le dimos al mundo: aguacates, anones, calabazas, chocolate, tabaco, papaya, tomates, piñas, zapotes, coca, curuba, frailejones, girasoles, pimentones, fríjoles, yuca, vainilla, guayaba, mamey, fique y maíz.

Nuestros ancestros no fritaban, pues no conocían ni el aceite ni la manteca; su alimentación se basaba en los cocinados; los españoles trajeron el cerdo y con él la grasa y, por eso, si quisiéramos intentar un plato simbiótico este sería: carne frita con yuca cocinada, ají y chicha o vino.

El nuevo mundo le dio a la civilización el más versátil alimento que da la naturaleza: el maíz; el acero vegetal por excelencia: la guadua; los platos naturales: las calabazas o totumos y el prohibido y enviciante tabaco.

También le dimos a ese mundo el tomate, que los italianos apreciaron para agregarlos a sus pastas y así crear esos platos que nos deleitan hoy en día.

Desde luego que los españoles también trajeron: la religión católica, las viruelas, el idioma español, la pólvora y la rueda.

Lástima que los invasores no hayan protegido, conservado y asimilado la ingeniería y arquitectura desarrollada para su tiempo por los aztecas, para solo citar un caso.

Autor:
Eduardo Pilonieta Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad