Publicidad
Mar Sep 26 2017
27ºC
Actualizado 01:33 pm
Viernes 25 de Agosto de 2017 - 12:01 AM

Justicia para el siglo XVIII

Columnista: Eduardo Pilonieta Pinilla

Definitivamente la justicia en Colombia no tendrá futuro mientras sea administrada por magistrados de escritorio que desconocen cuál es la realidad de su práctica.

El ejercicio de la justicia requiere una comprensión absoluta de un sin número de variables, lo cual hace que ésta no pueda dejarse en manos de inexpertos, así tengan la mejor de sus intenciones.

Por eso se toman decisiones como la recientemente adoptada por la Sala Administrativa del Consejo Seccional de la Judicatura de Santander, que distribuyó unos procesos civiles represados en un par de juzgados de Girón, enviándolos a poblaciones tales como: Betulia, Cáchira, California, Cepitá, Charta, Los Santos, Matanza, Suratá, Vetas y Zapatoca.

Esta folclórica decisión implica que las partes interesadas deberán recorrer largas distancias para atenderlos por pésimas carreteras, significando que lo que se hacía en máximo 2 horas trasladándose hasta Girón, se convierta en una procesión en la que se invierte todo un día, con los perjuicios que ello implica.

Por ejemplo, Betulia está a 91 kilómetros de Bucaramanga y para llegar allí debe hacerse un recorrido de mínimo 3 horas, lo cual implica 6 horas de transporte para asistir a una diligencia que se demora una y de esta manera agotamos todo un día. A Cáchira hay 106 kilómetros, a Cepitá hay 66, a Charta hay 40 kilómetros y así podríamos indicar la distancia que existe a todos los sitios escogidos para esta redistribución.

Esto pone de manifiesto que quienes toman tamañas decisiones, desconocen el ejercicio profesional de abogado, el principio de gratuidad de la justicia, la geografía nacional y hasta el sentido común.

Siento que esa determinación es un error, una decisión que nada hace por la justicia real, que es aquella que solo se aprecia si se ejerce como parte procesal y solo evidencia el rezago de una justicia que más parece del siglo XVIII que de la era electrónica que vivimos en pleno siglo XXI y a la cual debemos aprender a acudir. Flaco servicio se le ha prestado a la administración de justicia en Santander con tamaña decisión.

Autor:
Eduardo Pilonieta Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad