Viernes 02 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

El futuro de nuestros hijos

Columnista: Eduardo Pilonieta Pinilla

Siempre hemos creído que nuestra educación es absolutamente subdesarrollada y no prepara a los estudiantes para que puedan enfrentar la realidad de un futuro global en donde impera la más cruel competencia. Los japoneses lo entendieron y rompiendo los paradigmas del pasado están formando ciudadanos del mundo para el siglo XXI. Su sistema educativo básico “… solo tiene cinco materias, que son: Aritmética de Negocios. Las operaciones básicas y uso de calculadoras financieras; Lectura. Empiezan leyendo una hoja diaria del libro que cada niño escoja y terminan leyendo un libro por semana; Civismo. Entendiendo este, como el respeto total a las leyes, el valor civil, la ética, el respeto a las normas de convivencia, la tolerancia, el altruismo y el respeto a la ecología y medio ambiente; Computación. Office, internet, redes sociales y negocios on-line; Idiomas. Cuatro o cinco alfabetos, culturas, religiones, entre japonesa, latina, inglesa, alemana, china, árabe, con visitas socializadoras de intercambio, a familias de cada país durante el verano”. “El resultado, jóvenes que a los 18 años hablan cuatro idiomas, conocen cuatro culturas, cuatro alfabetos; son expertos en uso de sus computadoras y celulares como herramientas de trabajo; Leen 52 libros cada año; Respetan la ley, la ecología y la convivencia; Manejan la aritmética de negocios y finanzas al dedillo”. “…¿Y quiénes son nuestros hijos? Chicos que saben más de los chismes de la farándula de moda, que se saben y conocen los nombres y la vida de los artistas famosos, pero nada de historia, literatura o matemáticas, entre otros; chicos que hablan español sólo más o menos, que tienen pésima ortografía, que odian leer libros, que no saben hacer sumas de quebrados, que son expertos en “copiar” durante los exámenes y burlar las normas a los ojos de padres y educadores; chicos que pasan más tiempo viendo y aprendiendo las estupideces de internet, la televisión o ídolos de ‘fútbol’, que estudiando o leyendo, casi sin comprender lo que leen...”. Esto explica sobradamente nuestro subdesarrollo.

Autor:
Eduardo Pilonieta Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad