Viernes 23 de Febrero de 2018 - 12:01 AM

Debe primar el fondo sobre la forma

Columnista: Eduardo Pilonieta Pinilla

Uno de los más impactantes choques que sufre un abogado recién egresado al pretender acudir a la justicia, es comprender que la teoría pura y limpia que sus profesores le enseñaron, no corresponde a esa realidad dura y cruel que se da en los despachos judiciales, pues se tiene la sensación de que cada uno de ellos maneja un código propio, existiendo una infinita diversidad de criterios.

Lo más grave de todo es que en Colombia lo que más importa es el procedimiento, es decir la forma, bastando cometer un pequeño error procesal para conducir a la más aberrante negación de justicia, sin importar el fondo el asunto.

Desafortunadamente, la interpretación legal judicial más común es la exegética, es decir, la apreciación de las normas en su sentido absolutamente literal, olvidando que éstas y en especial las procesales, deben buscar el propósito final para el cual fueron concebidas que no es otro que el equilibrio de las partes dentro de un espíritu de sana equidad.

Es importante tener en cuenta que un proceso es el mecanismo que debe usar el juez para aplicar una recta y adecuada justicia, debiendo primar siempre lo esencial que es el fondo sobre lo secundario que es la forma.

La interpretación literal es una de las causas de la mora en la aplicación de la justicia reclamada; y queremos insistir en que el excesivo culto de la forma termina atentando contra el fondo del propósito judicial y eso es, desde luego, una negación de justicia.

En pleno siglo XXI carece de sentido que continuemos utilizando un modelo procedimental desfasado con relación a los tiempos que corren; valdría la pena hacer el esfuerzo de estudiar cómo funciona la justicia en otras regiones del mundo para encontrar un camino acertado para reajustar el modelo judicial.

No debemos olvidar que a partir de la Constitución de 1991 nuestra justicia es una extraña mezcla del modelo legal y el modelo jurisprudencial pues la Corte Constitucional legisla, so pretexto de analizar la constitucionalidad de las normas.

En materia laboral hay un sinnúmero de situaciones que nos permiten probar lo afirmado.

Autor:
Eduardo Pilonieta Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad