Publicidad
Mié Ago 23 2017
27ºC
Actualizado 12:13 pm
Viernes 11 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Invento monstruoso

Columnista: Eduardo Pilonieta Pinilla

Nos falta capacidad de asombro para entender lo que un buen burócrata colombiano puede inventarse para fastidiar a los ciudadanos. Esta vez el premio se lo ganó el Seguro Social cuando a través de la Jefatura de Planeación estableció que si usted se pone en mora frente al tema de la seguridad social, para poder ponerse al día debe pedir previamente al Ministerio de la Protección Social que lo sancionen y entonces sí le pueden hacer la liquidación de lo que debe pagar.


Y va más allá el asunto; la dependencia oficial tiene redactado un modelo de carta, a través de la cual el empleador afectado le debe decir al Ministerio que "…acudo a su despacho para manifestar que como empleador incumplí lo dispuesto en los artículos 22 y 29 de la Ley 100 de 1993…", o "…incurrí en el incumplimiento al reglamento de registro, inscripción, afiliación y adscripción previstas en el Régimen de Invalidez Vejez y Muerte", todo ello "…con el fin de que su despacho imponga las sanciones a que haya lugar…".


El funcionario que redactó tamaño esperpento desconoce el principio en desarrollo del cual "nadie está obligado a declarar contra sí mismo…" y eso es precisamente lo que pretende que haga el afectado en estos asuntos.


No siempre se deja de pagar la seguridad social integral por maldad o mala fe; se puede porque se discute la naturaleza de la relación entre las partes, una de las cuales considera su vínculo como civil o comercial y la otra como laboral basada en la subordinación, siendo el juez quien resuelve el conflicto, incluso ordenando el pago de la seguridad social dejada de cancelar, todo ello de buena fe.


En este caso pedirle al Ministerio, como se pretende, que nos sancione previamente como requisito para que acepten la convalidación por cálculo actuarial de los aportes dejados de cancelar, es un doble castigo por el mismo hecho y en el Derecho no es lícito sancionar dos veces por lo mismo.


Estos engendros demuestran que entre más espantoso es lo que se inventen, mejores funcionarios se sienten, poniendo de manifiesto cómo trata el Estado a quienes generan empleo.

Autor:
Eduardo Pilonieta Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (5 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad