Publicidad
Jue Ago 24 2017
22ºC
Actualizado 07:13 pm
Viernes 23 de Diciembre de 2011 - 12:01 AM

Feliz navidad

Columnista: Eduardo Pilonieta Pinilla

La navidad es la evocación del nacimiento de Jesucristo hombre de quien se conoce poco y se especula mucho y sobre quien se ha desarrollado toda una cultura, motor material y espiritual del desarrollo civilizado del mundo de Occidente.


No existe una sola prueba material sobre su existencia física y, por lo tanto, su conocimiento se apoya en el desarrollo de un libro histórico-religioso, La Biblia, escrito bastantes años después de su muerte.


Muy poco se sabe de lo que pasó entre su nacimiento, que sucede realmente siete años antes del año uno del primer milenio y no en diciembre, sino en agosto, excepto lo dicho en las paupérrimas afirmaciones que trae el Nuevo Testamento e ignorándose absolutamente todo entre los 12 y los 30 años. Por eso, todo lo que se ha escrito sobre la vida del Jesús-hombre pertenece al campo de la especulación y la fe.


En estos días, que son de descanso para algunos y de meditación religiosa para otros, resulta una buena ocasión para acercarnos a ese Jesús, hipotético, lo cual puede hacerse a través de "Urantia", un libro que es "una revelación de la verdad para nuestro mundo procedente de seres elevados del universo", según el texto mismo, en el cual se cuenta su vida, con asombroso lujo de detalles que maravillan y que sirvió de base a JJ Benítez para escribir los nueve tomos del "Caballo de Troya".


La fe es un valor básico para creer en Jesucristo y una buena ayuda pueden ser estos textos, que deben tomarse con la serenidad de quien hace una especulación sobre otra especulación, nunca demostrada y solo sentida a la luz de la espiritualidad.


Si estas son fechas para rememorar el natalicio del redentor del mundo, una buena forma de hacerlo es arrimarse a cualquiera de estas obras que lo sorprenderán y además lo entretendrán, pues juntas alaban la grandeza de ese hombre tan humano como cualquiera, que al final dejó todo un desarrollo religioso.


Permítaseme desear a mis amigos primero y a los no tan amigos después, porque lo cortés no quita lo valiente, una feliz navidad.

Autor:
Eduardo Pilonieta Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad