Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 02:56 am
Viernes 20 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Una Cumbre más

Columnista: Eduardo Pilonieta Pinilla

Se dice que el mejor alcalde que ha tenido Cartagena es Obama, pues fue el único capaz de pavimentar las calles principales, resolver el tema de los vendedores ambulantes y acabar la mendicidad en apenas tres días. Lamentablemente fue la gente del común la que perdió con la Cumbre, pues a los taxistas y vendedores no les permitieron trabajar en muchas zonas y a los limosneros los escondieron. Valdría la pena hacer una medición en relación con el efecto publicitario y el costo financiero, para evaluar si valió la pena realizar esta reunión, cuyos resultados a la vista no parecen halagüeños. La verdad es que no hubo consenso sobre los temas en discusión y se puso de manifiesto el peso específico de la América del Norte, dos países, contra los treinta y tantos del resto del continente. Dos personas, ajenas al ámbito político fueron especialmente destacadas por quienes asistieron al evento: Andrés Oppenheimer, quien con su obra “Basta ya” ha puesto a pensar a los países en desarrollo si pretenden salir del atraso que les ha caracterizado, y Shakira, de quien el periodismo de pacotilla destacó solo sus errores sin analizar un ápice su discurso, que bien vale la pena volver a repasar, para precisar exactamente su papel en el evento.


Al final de la historia terminó siendo una muy agradable reunión social de alto nivel gubernativo-empresarial, costeada por quienes sin participar en ella terminamos pagándola por la vía de los impuestos. Quedó por conocerse la feria de contratos; ya se están oyendo cosas raras, sobre todo en materia de contratistas, tema sobre el cual se tratará por todos los medios posibles de ocultar. Ya la fiesta se hizo, ya se gastó el dinero y habrá miles de razones a favor y en contra. Lo cierto es que no hubo acuerdos y los temas espinosos quedaron igual; ya sabemos entonces de qué se hablará en la de Panamá, a donde no irán una buena cantidad de países, si Cuba no asiste, y desde ya se sabe que no lo hará, mientras el amo del Norte no lo acepte.  

Autor:
Eduardo Pilonieta Pinilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad