Jueves 24 de Julio de 2014
Publicidad
Publicidad
Epistolas Laicas
Patrocinado por:
Jueves 30 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

Dos señores deportistas

Autor: Epistolas Laicas

Radamel Falcao y James Rodríguez se han convertido para Colombia en motivo de inmenso orgullo y ostensible satisfacción. No solo por sus hazañas deportivas como jugadores profesionales en sus respectivos clubes, sino por su comportamiento y desempeño como personas, como colombianos de bien, como verdaderos embajadores de nuestra cultura y caballerosidad. Están en una carrea vertiginosa hacia la cima de sus sueños, que es la misma que anhelamos quienes los admiramos y apreciamos; están escalando sus últimos peldaños para lograr el sitial de honor que han buscado con sacrificios y méritos. Son nuestros mejores embajadores de la idiosincrasia del buen colombiano y por donde se desplazan aprovechan para, representando a Colombia, poner su nombre muy en alto ante la comunidad internacional que los admira y los juzga. Su comportamiento ejemplar, por fortuna, ha sido imitado por un puñado de colombianos, jugadores profesionales de fútbol, que han verificado en ellos cómo la cultura y el don de gentes sirven mucho más de apoyo para el éxito que el vicio, la corrupción y la inmodestia sin fundamento. Son nuestro orgullo como personas y como futbolistas, sin nada qué enviar a figuras de reconocido prestigio como Messi, otorgándole a cada quien su justo y merecido lugar.

Pero, por nuestro anhelo de verlos en la mejor ruta hacia el mejor futuro, nos preguntamos porqué escalan, por voluntad y elección propias, hacia un equipo francés como el Mónaco, de no tan alto perfil y limitada figuración, donde ellos deben empezar nuevamente a construir futuro, mientras figuras que igualmente empiezan a deslumbrar como Neymar en Brasil, abandonando su equipo del alma y su país natal, se incorpora al Barcelona, uno de los equipos más sobresalientes del planeta. Es posible que mayor dinero por la transferencia haya sido el aliciente, pero en poco tiempo este sacrificio podría convertirse en mayores ingresos muy pronto y lo más importante, una rápida figuración estelar en el paraninfo de las verdaderas estrellas. ¿Messi sería el Messi de hoy si se hubiese transferido al Mónaco? Dios les asista.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones