Publicidad
Mié Ago 23 2017
22ºC
Actualizado 07:13 pm
Jueves 13 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Carrera 40

Columnista: Epistolas Laicas

Un vulgar atropello están padeciendo los propietarios residentes en la carrera 40 entre calles 46 y 48 por parte de alguna autoridad municipal, que invocando la recuperación del espacio público, resolvió madrugar a demoler el frente de sus predios, provocando, como era apenas natural, el repudio y la protesta de sus moradores.

Algún negociante de los que ahora pululan en la ciudad, prohijados por autoridades municipales y que se dedican a organizar acciones populares para lograr provecho económico personal, encontró eco en quienes imparten justicia para que, de manera inexplicable, se iniciara la reivindicación de la pérdida del espacio público en toda la ciudad, por esta zona. Aunque sospechamos porqué, a ninguno de los actores activos de esta comedia se le ocurrió, por ejemplo, empezar tal reivindicación por la zona ubicada en las carreras 10 a 15 calles 4 a 28, para citar sólo un ejemplo, esta sí, invasión del espacio público críticamente perjudicial pero con la sonrisa complaciente de las autoridades. Porque allí, a nuestras acuciosas autoridades demoledoras las hubiesen recibido muy bien lo sabemos… y ellos lo saben sin dubitación, cómo.

¿Por qué, entonces, si verdaderamente se quiere mejorar la ciudad, aunque sea empezando con “los ricos” como peyorativamente el mismo Funcionario los reseña, no se promueve una concertación con los afectados para lograr el siempre anhelado consenso previo? ¿Por qué se desconocen ahora las licencias de construcción de obras muy recientes y de las más antiguas se exigen sus planos aprobados, cuando los mismos funcionarios saben que tales documentos seguramente los incineraron cuando el famoso “incendio fortuito” de la Alcaldía? ¿Es este el sitio más álgido de la ciudad que “carece” de andenes? En ningún estrato se debe “ir fusilando mientras llega la orden”. Se nos ocurre que para tales vecinos, haberse ganado esta rifa no fue cuestión de azar. Vale la pena escudriñar porque pueden aparecer increíbles sorpresas.

Esta inconformidad e inaceptación del atrabiliario procedimiento allí ocurrido, mañana puede ser en nuestro predio. Valdría la pena que para llamar héroes a tales funcionarios, empecemos por investigar sus propiedades. ¿Será que pueden lanzar la primera piedra? Nunca lo creeremos.                       ESCRITOR  ITO

Autor:
Epistolas Laicas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad