Publicidad
Lun Dic 18 2017
20ºC
Actualizado 05:35 am
Jueves 12 de Enero de 2012 - 12:01 AM

Educación y cultura

Columnista: Epistolas Laicas

Nuestro rico idioma y las ediciones del diccionario español que consultamos, entre otros el de la Real Academia de la Lengua Española, dan las definiciones tradicionales de estos dos vocablos que, en la cotidianidad de nuestro ser comunitario, deberían tener abiertas diferencias en su significado, para que los distintos comportamientos de sus miembros pudieran ubicarlos sin dubitación alguna, con su calificación exacta. Citemos sus significados tradicionales más cortos: Cultura: “Cultivo en general, especialmente de las facultades humanas.- Conjunto de conocimientos científicos, literarios y artísticos adquiridos.- Conjunto de estructuras sociales, religiosas etc., y de manifestaciones intelectuales, artísticas, etc., que caracterizan una sociedad.” Educación: “Acción y efecto de educar, formar, instruir.- Conjunto de medios que desarrollan en los grupos y en los individuos la instrucción o las opiniones.- Conocimiento de costumbres y buenos modales de la sociedad”. Pareciera que se confundieran sus definiciones, pero una sana costumbre del vulgo le ha impreso un significado diferente y acertado a cada vocablo: Educación: Es el mayor o menor grado o nivel de conocimientos que se adquiere. Cultura: Es el mejor o peor comportamiento de la personalidad. El primero se califica por grados de escolaridad (instrucción) y el segundo, por grados de comportamiento social (modales). Pueden encontrase entonces sabios incultos, o ignorantes de exquisita cultura. La tragedia humana ocurre cuando se es ignorante e inculto, esto es, cuando no se han recibido conocimientos de la ciencia y tampoco se han aprendido comportamientos sociales respetuosos y responsables. Nuestro inolvidable ejemplo de vida, el ilustre abogado y pedagogo Luis Serrano Gómez, definía estos dos vocablos, diferenciándolos magistralmente: “El primero, (la educación), se aprende; el segundo (la cultura), se mama, porque el primero tiene asiento en la mente y el segundo en el corazón”.
Nuestro descalabro social ocurre, porque no disponemos del sistema apropiado para combinar idealmente estos dos indicadores humanos en un mismo individuo. La inmensa mayoría de compatriotas tiene una pobre educación y desconoce radicalmente la cultura. Lo ideal es poseer ambos factores en grado superlativo, pero lo indispensable es que la cultura sea la génesis de nuestra educación. Ecuación final: paz + progreso = cultura + educación.
ESCRITOR    ITO

Autor:
Epistolas Laicas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad