Publicidad
Mié Oct 18 2017
23ºC
Actualizado 05:51 am
Jueves 26 de Enero de 2012 - 12:01 AM

El galimatías de Tránsito

Columnista: Epistolas Laicas

Las nuevas disposiciones en materia de Pico y Placa son una demostración palpable de la pésima asesoría que en la materia escogió el Alcalde. Un modelo tan sencillo como disponer dos primeros sectores: Avenida Quebrada Seca hasta la calle 56 entre carreras 12 y 22 y calle 36 a Calle 56, entre carreras 27 a 36, restringiendo totalmente movilidad automotriz  todo el día,  sin excepción alguna, (particulares, buses, taxis y motos), con el número terminal de placa coincidente con el terminal del día calendario, lunes a viernes, menos el 31 de cada mes, día sin restricción, y vinculación de 100 agentes que se pagan durante un año con cuatro meses de comparendos, descalificando a recomendados por políticos y nombrados por concurso, dividida la ciudad en cuadrantes como lo hizo la Policía, dos agentes en una moto por cuadrante, una cámara filmadora y un talonario de comparendos, más un jefe de cuadrante, transitan y sin necesidad de discutir con nadie, filman al vehículo infractor y le dejan copia del comparendo respectivo, o vía radio, lo reportan si el documento no se pudo elaborar porque el conductor se escapó o no se detuvo. A los 4 meses, todos hemos aprendido a comportarnos y a respetar las normas de Tránsito. Se pueden reducir los agentes a 50  y se  levantaría paulatinamente la restricción del Pico y Placa, porque definitivamente el problema radica, sin ser sabios en la materia sino simples observadores racionales, no tanto en las pésimas vías y en su escasez, sino en nuestra indisciplina y burla de las disposiciones, aupadas por orfandad de autoridad y capacidad para ejercerla por quienes han sido entronizados en los respectivos cargos para que respondan, siendo solo fichas políticas que prestos sudan  redactando un sobre.

El galimatías promulgado estimula la compraventa de dirigibles o de helicópteros para levantar los vehículos y colocarlos en las vías sin restricción o para sacarlos de ellas y colocarlos en su origen o destino, porque el recorrido hacia ellas o desde ellas, se haría por zonas vedadas. Pero bueno, sabemos que seguiremos viviendo en este circo, sin soluciones, pero distraídos con sensacionales payasos.

Escritor   Ito

Autor:
Epistolas Laicas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad