Publicidad
Dom Ago 20 2017
19ºC
Actualizado 07:21 pm
Jueves 08 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

¿Solo secuestros extorsivos?

Columnista: Epistolas Laicas

De la lista interminable de crímenes, de actitudes y procedimientos contra la vida, la honra y los bienes de ciudadanos, policías y militares y en detrimento grave del patrimonio nacional, la subversión, como “acto de buena voluntad”, dizque no cometerá más secuestros extorsivos para demostrar su disposición a restablecer la paz. Y mientras el país, hastiado de vejaciones, burlas y padecimientos, amén de un comportamiento diametralmente opuesto con los subversivos capturados frente al comportamiento de los insurrectos con los secuestrados, trata de hacer un esfuerzo más para pensar en la verdadera paz intentando creer en las siempre fallidas promesas de la guerrilla, esta continúa en la barbarie arrasando poblaciones, matando compatriotas, impidiendo la libre movilidad de personas y abastecimientos, destruyendo nuestra infraestructura, reclutando con intimidación a menores de edad, desprestigiando a la nación en el concierto internacional, comprometiendo con nuestros vecinos las buenas relaciones de fraternidad y vecindario, porque se esconden en sus territorios para desde allí orquestar y ejecutar los actos vandálicos y cruentos de su constante proceder.

Manifestar que no seguirán cometiendo secuestros extorsivos, es nada comparado con lo que tácitamente, por omisión perversa, advierten que seguirán consumando, salvajismos que pretenden legalizar cobijándolos como actos de guerra. Su “mérito” es actuar a mansalva y en el anonimato cuando en verdad, la comunidad nacional y por ende la internacional los ha considerado siempre como actos de cobardía y de vergonzosa indignidad. En su haber, nefasto, oprobioso y denigrante, apenas cabe parte de la indignación y del repudio a que se hacen acreedores, como escollo insalvable para lograr sus diabólicos cometidos, perdiendo imagen velozmente.

Si el Gobierno, enloquecido, decidiera por cada colombiano sacrificado por la subversión, fusilar a unos cuantos de los suyos detenidos en cárceles del país, la comunidad nacional e internacional lo sancionaría y le manifestaría su repudio a ese acto demencial. ¿Podría invocar el Gobierno “actos de buena voluntad” el no hacerlo? ¡Ridículo! Pero la guerrilla, en cambio, continúa pavoneándose con su beneplácito general, enarbolando la sangre inocente de sus víctimas, nuestros compatriotas, como presea de sus crímenes. Definitivamente los guerrilleros detenidos viven privilegiados, comparados con los secuestrados sacrificados.

ESCRITOR   ITO

Autor:
Epistolas Laicas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad