Publicidad
Lun Dic 11 2017
21ºC
Actualizado 06:07 pm
Jueves 15 de Marzo de 2012 - 12:01 AM

Problema absurdo

Columnista: Epistolas Laicas

No nos referiremos a todos los problemas y conveniencias oscuras que subyacen en las inaceptables manifestaciones y protestas sobre el servicio de Transmilenio en Bogotá, porque basta con repetir la respuesta del millón que diera nuestro notable e inolvidable estadista Carlos Lleras Restrepo cuando le preguntaron quién creía que hubiese asesinado a la esperanza de Colombia, líder insigne Luis Carlos Galán. Su respuesta tajante y objetiva: “Fue a quien más le convenía”. Cabe la misma respuesta para los antisociales, vándalos y subversivos que obedeciendo intereses ajenos, procedieron como sicarios a destruir cuanto buscaron con sevicia.

El dilema que planteamos es muy simple: Si existe mayor número de pasajeros necesitando transporte y exigiéndolo, que plazas ofrecidas por Transmileno, ¿por cuál razón no se despacha un mayor número de vehículos para que se cumplan las frecuencia prometidas y en las horas pico se incrementen los despachos de manera que el trasporte ofrecido satisfaga las necesidades latentes de los bogotanos? No se transporta a pérdida. Es un buen negocio. La demanda sobrepasa la oferta. El servicio que se ofrece es inhumano, explotando la necesidad de los usuarios. Se incumplen frecuencias programadas. Las vías del Transmilenio están acabadas. Incomodidad, inseguridad, incumplimiento, carestía del servicio y desatención a los clamores ciudadanos son sus cualidades. En fin, un absoluto pandemónium porque se obedecen intereses de muy alto vuelo y de muy bajos fondos por sus procedimientos y sus objetivos, más que rastreros, despreciables.

¿Serán estos sucesos un preámbulo lamentable de lo que acontecerá en Bucaramanga próximamente? Quienes como titiriteros mayores manejan las cuerdas de sus áulicos para destruir lo que no les conviene que prospere, ¿serán de la misma ralea de los que anularon y pretenden también mantener proscritos los sistemas de transporte férreo y fluvial? Si Colombia como excepción mundial, disponiendo de condiciones geográficas únicas para reorganizar su transporte de pasajeros y de carga, urbano y nacional, por sistemas masivos citadinos y férreo y fluvial nacionales, por orden de gamonales apátridas retrocede en lugar de avanzar en su progreso y desarrollo, es porque existen necesariamente destructores internos y externos sincronizados, diabólicamente infiltrados. Que los “santos” nos escuchen…

ESCRITOR ITO

Autor:
Epistolas Laicas
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Sin votos aún
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad