Viernes 1 de Agosto de 2014
Publicidad
Publicidad
Ernesto Rueda Suarez
Patrocinado por:
Martes 07 de Mayo de 2013 - 12:01 AM

Palabras inútiles

Autor: Ernesto Rueda Suarez

Renace el nombre del médico italiano Cesare Lombroso. La esencia de su positivismo criminológico se usa a diario, con la misma insistencia  con que la genética demuestra su falsedad. Lombroso pensaba que la criminalidad estaba asociada de manera causal y positiva a rasgos organolépticos, físicos y biológicos, de carácter innato, observables en ciertos rasgos físicos y fisonómicos de los “delincuentes”. También incluía el influjo del clima, la geografía, la civilización y la religión, ciertos vicios. Y no se puede negar que ciertas coincidencias podrían confirmarlo, al menos por las fotografías que los medios nos muestran. Por ejemplo las del  recién nombrado magistrado de la Corte Constitucional Ríos Rojas. Pero nada qué ver; el señor es lo que es por sus hechos concretos y no por tener la cara que tiene.

Las teorías de Lombroso serían ridículas si no fuera porque, reencauchadas, son las que dan sustento a muchas decisiones en la lucha contra la criminalidad y el terrorismo globales practicadas por las grandes potencias, en especial por Estados Unidos. El software montado y usado en los llamados Drones –esos avioncitos no tripulados que han terminado con toda privacidad posible- que pueden vigilar a todos los habitantes de  ciudades enteras en tiempo real,  como Nueva York, y dentro de poco al mundo entero, se fundan en Lombroso. Definidos unos patrones al estilo Lombroso, por ejemplo, rasgos físicos de inmigrante ilegal, de raza, religión, de tendencia sexual o geográficos, pues ahí están los terroristas y delincuentes. Ya se usa ese software en aeropuertos, consulados, estadios o grandes conciertos o aglomeraciones humanas. Así, pues, que a tener la “cara normal” capaz de pasar los patrones neolombrosianos y evitar los futuros ghetos, campos de concentración y exterminio, al mejor talante nazi.

Post scriptum. Como el negacionismo es recurrente, y está fundado en la desmemoria, recomiendo leer El libro negro  (1226 páginas) hace poco publicado completo, incluso en castellano, de Vasili Grossman e Ilyá Ehrenburg. Es el resultado de una escalofriante investigación de testimonios de los crímenes de guerra perpetrados por el ejército nazi en su invasión a la URSS. Stalin también lo negaba.

Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (1 vote)
Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en my spaceAgregue a digg.com
Agregar comentario
Agregar comentario
Comentarios de facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad

Zona Comercial

Publicidad
Todos los derechos reservados Galvis Ramirez & Cia S.A. - 2014 - Bucaramanga - Colombia. Prohibida su reproducción total o parcial, sin autorización escrita de su titular. Términos y condiciones