Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 10 2016
22ºC
Actualizado 05:17 pm
Martes 18 de Octubre de 2016 - 12:01 AM

Palabras inútiles

Columnista: Ernesto Rueda Suarez

Dos lecturas imprescindibles de este fin de año son “SPQR. Una historia de la Roma Antigua”, de la historiadora británica Mary Bread; y “La maravillosa historia del español”, del catedrático Francisco Moreno Fernández.

La documentación sobre el mundo clásico es tan antigua como él; ya está en la escritura en papiro y piedra, la escultura, la arquitectura, el lenguaje, el arte, el derecho y las instituciones políticas. Somos herederos directos de esas civilizaciones. La historia definitiva no existe, y el pasado no es lo que pasó, sino lo que creemos que pasó, y estaremos reescribiendo con nuevas interpretaciones. “El pasado es arcilla que el presente labra a su antojo. Interminablemente.”, dice Borges; y los historiadores lo hacen a la luz del rigor científico, de la acumulación de conocimientos y de nuevos hallazgos. Pareciera como si la monumental obra de Theodor Mommsen, uno de los filólogos e historiadores más importantes de nuestro tiempo, –”Historia de Roma” y “Mundo de los Césares”, entre otras- ya fueran suficientes. O el extraordinario trabajo de otro británico contemporáneo, Robin Lane Fox, “El mundo clásico”. El mundo romano empieza en el año 753 a.C. y no para de decirnos algo. Y el gran mérito de Mary Bread no es solo que nos regala más de 50 años de investigación, sino que lo hace con un estilo narrrativo vivaz, actual, ameno, fluido, emocionante, y no decae en ninguna de sus más de 600 páginas. «SenatusPopulus Que Romanos» recrea el fabuloso mundo que empezó en una aldea y terminó en imperio mundial.

Y “La maravillosa historia del español”, no solo nos cuenta cómo surgió una lengua que ahora llamamos español o castellano a partir del siglo VIII, sino que es la historia misma de la configuración del mundo hispánico e hispanoamericano; la historia del habla castellana, desde sus orígenes populares, campesinos y pastoriles, hasta llegar a ser la lengua del imperio español y una de las más importantes y esplendorosas lenguas actuales, cuyo desarrollo y pujanza no decaen. Su método expositivo es impecable y subyugante. No se puede dejar de leer.

Autor:
Ernesto Rueda Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Sin votos aún
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad