Martes 16 de Octubre de 2018 - 12:01 AM

Palabras inútiles

Columnista: Ernesto Rueda Suarez

Increíble que en menos de cien años, las crisis de democracia quieran ser resueltas con populismo y fascismo; los fantasmas que ensombrecen ahora al mundo de Occidente. América Latina ha soportado en su vida republicana innumerables regímenes autoritarios y despóticos, vulgares dictaduras, más producto de la inverecundia tropical, que de la adopción de modelos fascistas, falangistas o totalitarios, por la sencilla razón de que una cosa es Europa y otra el mundo excolonial latinoamericano. Europa no acaba de aprender las lecciones del totalitarismo y vuelve su mirada atrás. Y lo mismo pasa con nuestra América, la de Martí. Juan Arias –en El País, Madrid- dice que Bolsonaro –Mesías- no ha inventado nada, sino que Brasil se lo inventó. ¿Cómo, quiénes? “Los 23 millones de votantes del domingo [7 de octubre] que no concluyeron la primaria, por lo que mal saben leer y escribir, no los ha inventado el capitán Supermán. Ni ha inventado otros 30 millones de votantes que no acabaron la secundaria y que mal pueden leer un libro al año y les asusta la más pequeña novedad cultural. Ni ha inventado a los millonarios que pagan menos impuestos que los pobres, que duermen felices en su mundo de privilegios intocables…[…] Ellos también votan a Bolsonaro.”.

¿Merecen los gobiernos de Cardoso y Lula, que elevaron la dignidad y la calidad de vida de Brasil, una respuesta fascista como la de Bolsonaro? ¿Es Lula el único responsable de la corrupción? Hay demasiado en juego en Brasil y el mundo entero. Piénsese nada más en la Amazonia. O como dice el sociólogo Manuel Castell en carta abierta a los intelectuales demócratas del mundo: “Porque después de la elección de Trump, la toma del poder por un gobierno neofascista en Italia y el ascenso del neofascismo en Europa, Brasil puede elegir como presidente a un fascista, defensor de la dictadura militar, misógino, sexista, xenófobo, que ha obtenido el 46 % en la primera vuelta”. Mientras, Wall Street y sus adláteres están jubilosos, el corporativismo mundial está feliz.

Autor:
Ernesto Rueda Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad