Publicidad
Jue Ago 24 2017
22ºC
Actualizado 07:13 pm
Martes 04 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Palabras Inútiles

Columnista: Ernesto Rueda Suarez

El Partido Conservador Colombiano, partido extinto, con usufructo abusivo en la burocracia estatal, piensa que puede reencaucharse con proyectos ultra reaccionarios y recalcitrantes, como el de revertir la ley y la Constitución en materia, por ejemplo del aborto legal. Es una pretensión inaudita, como pensar que puede hacerse regresar la rueda del proceso de civilización. Es un derecho ser conservador, pero no hacer el ridículo, creyendo que están proponiendo la salvación de la humanidad. Existe abundante documentación científica y ética para demostrar que las tesis del Partido Conservador y de los ultras católicos son falsas; que pretenden asustar a los crédulos y a los ignorantes, que son bastantes. El aborto legal es un derecho y no una obligación; no es un deporte ni un pasatiempo alegre y gozoso; es una medida extrema, ante situaciones extremas. Pero más allá de lo definido hasta ahora por la ley, es una opción de libertad, de optar o no por un derecho.


Dice el filósofo francés Jean Paul Sartre que la negación de la libertad es una de las formas esenciales del Mal; pero los negacionistas creen que están haciendo el Bien. ¡Qué estupidez! No puede ser, como dice el editorial dominical de El Espectador, que las sotanas sigan legislando, en compañía de otras iglesias, y de un partido inexistente como el Conservador. ¿Hasta dónde creen que llegan las ignorancias del pueblo colombiano? Parten del principio de que el pueblo nada sabe y, por tanto, hasta es posible que propongan otro referendo para intentar imponer la regresión histórica. Quedan en evidencia el tamaño de la hipocresía y la doble moral de los ultras. El problema del aborto es como el de la prohibición de las drogas psicotrópicas: la prohibición es la base del colosal negocio. "Las cosas no son tan simples", como dice el escritor Augusto Monterroso. A veces "el Mal se esconde detrás de mí [el Bien], como aquel día en que el hipócrita Abel se hizo matar por su hermano Caín para que este quedara mal con todo el mundo y no pudiera reponerse jamás."


Post scriptum. José Saramago describe en la novela Ensayo sobre la lucidez, la potencia del voto en blanco como medio de transformación política. Como ese voto ahora tiene dueños y está viciado, lo mejor es la abstención activa, un medio civil y legal para protestar contra tanta ignominia y desvergüenza políticas en Bucaramanga y Santander. ¿Hasta cuándo vamos a aguantar?

Autor:
Ernesto Rueda Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad