Publicidad
Mar Ago 22 2017
21ºC
Actualizado 08:25 pm
Martes 22 de Noviembre de 2011 - 12:01 AM

Palabras Inútiles

Columnista: Ernesto Rueda Suarez

Es lugar común satanizar a la política, a los políticos y al Estado, pues existe la creencia universal de que ellos son la encarnación misma del mal y de la perversión. Lo grave no es solo que sea cierto, sino que la humanidad no tiene otra alternativa –a no ser que el anarquismo fuera posible. Hace varios milenios los griegos inventaron la política, como un discurso racional, distinto a la violencia, para arreglar los problemas de la polis, de la sociedad. Ha sido una invención formidable y hasta ahora insuperable. Sin la política el mundo sería invivible. Si la política ha servido para domesticar y civilizar al mundo –como diría Norbert Elias el mundo tiene que civilizar a los políticos, y obligarlos a…. resolver los problemas de la humanidad. No es tarea fácil, ahora que el imperialismo financiero –como no soñaron Hilferding, Lenin o Hobson- ha convertido a la política en una actividad local, parroquial, y la soberanía ya no es soberana, salvo para pagar las deudas e hipotecar países y continentes, como bien muestra la crisis europea, llamada de la zona euro.


La ingenuidad invencible –como la ignorancia- aspira a que del cielo le caiga una nueva clase política, pero esa clase es como el dinosaurio del cuento de Augusto Monterroso: cada mañana al despertar, descubrimos que está ahí. Una de las lecciones más importantes que dejan las recientes movilizaciones estudiantiles, es que a los políticos y a los gobernantes hay que obligarlos a….. Es el sentido de los indignados del mundo, y ese será su éxito, puesto que a los políticos, y sobre todo a los dueños de las finanzas mundiales, hay que obligarlos a…. Ya no se trata de hacer revoluciones al estilo bolchevique –que son un doloroso fiasco- sino de un estado de rebelión pacífico para enderezar los entuertos del mundo contemporáneo.


Post scriptum. 1.- Es increíble la audacia del Partido Popular de España. Sin prometer nada ni responsabilizarse de nada, ha ganado las elecciones. A partir de hoy veremos por qué no prometía nada. ¿Será algo distinto a lo de Grecia, Portugal, Irlanda o Italia? 2.- A la Mane estudiantil hay que decirle que no se desmane. Hace décadas está caduco el romanticismo de pedir lo imposible, por imposible, como mostró el mayo francés de 1968. La educación gratuita no es justa ni igualitaria, como bien señala Salomón Kalmanovich en su última columna de El Espectador.

Autor:
Ernesto Rueda Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (3 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad