Publicidad
Vie Nov 17 2017
21ºC
Actualizado 06:39 pm
Martes 10 de Abril de 2012 - 12:01 AM

Palabras inútiles

Columnista: Ernesto Rueda Suarez

La liberación de 10 miembros de las Fuerzas Militares, luego de la infamia del largo cautiverio en la selva, puede ser entendida de  diversas maneras, pues es un hecho complejo. Unos dicen que va en la dirección correcta para una posible negociación. ¿Qué dirección correcta? Otros, que es el signo del ineluctable declive de las Farc. Muy a pesar del furibismo –que aspira a la debacle-, la correlación de fuerzas da una ecuación favorable para una posible negociación del conflicto. El presidente Santos ha interpretado bien el sentimiento de la opinión pública: se agradece el gesto, pero es insuficiente, puesto que después del Caguán –que es la síntesis de múltiples fracasos-, la confianza mínima para una negociación quedó hecha cenizas, y por supuesto, carecemos de un Fénix.
Las Farc dicen que han puesto punto final al  secuestro político ¿qué pasa con el resto? ¿hay un desprecio absoluto por la sociedad civil y por el respeto al DIH? ¿Qué pasa con los cientos de miles de víctimas  vaporizadas e invisibilizadas? Soy devoto de la virtud teologal de la esperanza, pues no puede ser que Colombia sea tan excepcional, como dice el tópico; y es probable que nos acerquemos de nuevo a una coyuntura favorable a la superación política del conflicto. Crear condiciones de credibilidad es muy difícil en los actores de la negociación: las Farc, el gobierno, el establecimiento, y claro, la opinión pública nacional e internacional. No queda más camino que las acciones y gestos concretos, creíbles, verificables y de larga duración, puesto que la retórica ya tiene muy poco que hacer.


Post scriptum. 1.- El estruendoso silencio del Presidente, que como caballeroso estadista debió agradecer la labor de la exsenadora Piedad Córdoba –que no es santa de mi devoción-, que sin desfallecer ante las persecuciones y discriminaciones en su contra, trabaja con éxito en las liberaciones de secuestrados, contrasta con el mutismo del exmesías Uribe, para quien las liberaciones no parecen haberlo conmovido. Tal vez han debido seguir secuestrados, y así ganar puntos contra el presidente Santos. La exsenadora merece una reverencia. 2.-Si no me lo preguntan, no se los digo; pero si me preguntan, les digo que mi candidato a la representación de los egresados al Consejo Superior de la UIS es el ilustre doctor Arturo Infante Villarreal, luz y brillo del empresariado colombiano y de la educación superior.

Autor:
Ernesto Rueda Suarez
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (1 vote)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad