Noviembre 10, 12:01 am
Una revisión cotidiana de la actividad de los empelados parece sacada de una tragicomedia: Gastan tiempo, inusitadamente alto, en los disfraces del 31 de octubre. No olviden el tiempo “invertido” en el amigo secreto, y en el día de la secretaria. Y dónde me dejan los permisos para llevar a los hijos a las actividades extracurriculares, eso sí en medio de la semana hábil, al colegio.
Octubre 31, 12:01 am
Estudié en un colegio donde se creía, erróneamente, que las matemáticas constituían el conocimiento más importante para los alumnos. Física, cálculo, trigonometría, química. “Ciencias duras” las llamaba la directora, una señora que había nacido en el medioevo, pero aún estaba viva. Las otras ciencias, que eran las “blandas”, recibían menos intensidad horaria.
Septiembre 19, 12:01 am
Por temas laborales debo viajar con frecuencia a Cartagena. Aprovecho el viaje laboral y descanso unos días en la ciudad. Las playas son un muladar como pocos he visto.
Agosto 24, 12:01 am
Me gusta el cine, y voy tantas veces como pueda. Mis recuerdos más antiguos, los que están “en la parte de atrás” de mi cabeza están ligados al cine, a la pantalla, al olor peculiar de los teatros, al humo (sí, cuando se podía fumar en las salas de cine), en fin. El cine y yo somos uno. Al menos eso quiero.
Agosto 9, 12:01 am
La reforma a la Justicia es ahora o nunca. Pero lo grave es que nunca va a ser siempre, pues si la Justicia no es reformada a fondo, el país va a continuar en una senda de descontrol, desgreño y desorden que pronto mutarán en anarquía.
Mayo 30, 12:01 am
Los relojes se convirtieron en los nuevos símbolos de los magistrados que, además de dinero, ahora buscan que los saluden en los clubes bogotanos y les rindan la pleitesía que de niños ellos rindieron. No busca reivindicación, sino venganza. El juez no es el que llega para convertir la toga en uniforme y el mallete en la venganza. No. Qué dolor, exclaman los incautos.
Publicidad
Publicidad
Publicidad