Publicidad
Vie Nov 24 2017
21ºC
Actualizado 09:57 pm
Viernes 21 de Octubre de 2011 - 12:01 AM

Crónica de un aislamiento anunciado

Columnista: Felix Jaimes Lasprilla

Hace un año Santander soportó uno de los inviernos más fuertes del último cuarto de siglo y los daños que las lluvias causaron sobre la totalidad de la infraestructura vial, fueron enormes. La pasada temporada invernal –noviembre 2010, enero 2011- por la fragilidad de la Red Vial Nacional, aisló totalmente a Bucaramanga durante días y casi semanas con la Costa, Cúcuta, Bogotá y con la Troncal del Magdalena, bloqueándose la intercomunicación con Barrancabermeja. De otra parte, las provincias de García Rovira, Vélez, Soto y Mares también quedaron incomunicadas, no sólo con Bucaramanga sino aisladas internamente, por el deterioro de la Red Departamental y la Red Terciaria. Esta situación, con graves efectos sobre nuestra economía se prolongó hasta marzo del presente año. Para abordar el problema, el Gobierno Nacional en repetidas oportunidades anunció recursos e inversiones, tanto para superar la emergencia como para resolver viejas aspiraciones como la pavimentación de la vía Curos – Málaga, que supuestamente se contrataría en mayo y que produjo fiestas en García Rovira.


A la fecha, con preocupación y tal como lo advertimos, llegó la nueva ola invernal sin que las obras y recursos para superar los problemas de la anterior aparecieran. Lo crítico es que la fragilidad de nuestras vías, hoy, es mayor a cuando llegó el invierno de noviembre del 2010. Da piedra decirlo, pero algo tan obvio como contratar los diseños para construir la vía sustitutiva y definitiva a Barranca, por fuera de los coluviones, aún no ha sido realizado por el Invias. Un recorrido, después de los aguaceros de esta semana, permitió ver una vía a Barrancabermeja, entre La Azufrada y Puente Sogamoso, bloqueada e inestable; la vía a la Costa, otra vez afectada entre El Cero y El Playón; la vía a Cúcuta, con derrumbes en el kilometro 35; la Transversal del Carare, bloqueada y los tramos Curos - Málaga y Mogotes - Onzaga, intransitables después de los daños ocurridos en el anterior invierno.


Es incontrovertible que la fragilidad vial aumenta, el riesgo cada día crece, quedar aislados se está volviendo costumbre y el Invias, frente a los daños a la economía santandereana por el desastroso estado de nuestras carreteras, indolente. Sobre el problema pregunto: ¿Será que los recursos anunciados fueron ciertos, insuficientes o extemporáneos? ¿Y de la capacidad de ejecución del Invias qué? ¿Será que concentrar contratos, adjudicados a dedo, en privilegiados contratistas, funciona? La situación actual cada día se agrava y se torna económicamente insostenible. ¿Qué pasa con nuestra capacidad de gestión? ¿Y de la famosa competitividad qué? Urgen respuestas.

Autor:
Felix Jaimes Lasprilla
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Su voto: Ninguno (6 votos)
Otras columnas
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad