Publicidad
Publicidad
Mar 4 de Ago de 2015
27ºC
Actualizado 02:52 pm
Miércoles 30 de Enero de 2013 - 12:01 AM

La civilización del espectáculo

El  evento cultural de Cartagena, Hay Festival que terminó este fin de semana, llega ya a su octava versión y se consolida como unos de los encuentros culturales más importantes de América Latina. Un espectáculo de la inteligencia a nivel latinoamericano, que reúne a cientos de visitantes interesados en temas intelectuales.

La participación de grandes escritores y especialmente la presencia este año de dos premios Nobel, para este comentario la conferencia  del peruano Mario Vargas Llosa (1936), quien presentó su último libro y el primero después de recibir el Nobel, “La Civilización del Espectáculo”, nos motiva a reflexionar sobre el manejo  ligero y poco culto como se orienta hoy la civilización occidental, donde parece que los publicistas y mercaderistas han reemplazado a  los intelectuales; los economistas a los estadistas y la prioridad de generar riqueza de cualquier manera a los valores tradicionales de la sociedad. Una sociedad falsa, donde cabe la frase de Alex de la Iglesia, director de cine español: “Ser sincero es el acto más transgresor que existe hoy día.

Vargas Llosa resume estos hechos en frases  sencillas y claras: “Los líderes de opinión ya no vienen del mundo de las ideas, ni de la cultura y la influencia de los pensadores, es, en la mayoría de los casos, insignificante”.  Se comprueba la realidad de este planteamiento cuando personas que han recibido la mejor educación posible, como el Príncipe Harry, nieto de la Reina Isabel de Inglaterra, y cuarto en ls sucesión al trono de uno de los países más influyentes del mundo, cuyas ligeras actuaciones y comentarios son imitados por millones de jóvenes, dice con irresponsable jocosidad que mató varios talibanes en una misión militar y que para él fue muy fácil hacerlo por su gusto y habilidad en el juego de “Play Station”.

Sus inhumanas y estúpidas declaraciones,  de una persona demente, ofenden los más sensibles sentimientos de un pueblo. Hace años por otra absurda jocosidad del escritor Salman Rushdie en su novela Los Versos Satánicos, que se burlaba de Mahoma y de las costumbres musulmanas, generó un inútil y peligroso enfrentamiento cultural. En nuestro medio hechos recientes retratan este criterio de la baja calidad de nuestros dirigentes: El Senador Merlano, que al cometer una falta cita a su favor que es una persona superior, inmune a la Ley. En nuestro medio, actitudes racistas y ofensivas de dirigentes regionales también lo demuestran. Parece que la cultura ya no es un requisito en los funcionarios públicos.
Autor:
Fundación Participar
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Contactar al periodista
Su voto: Ninguno (2 votos)
Otras columnas
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad